martes, 14 de junio de 2011

No sé si tú y yo haríamos un buen trato.


Me he pasado la vida ardiendo por dentro en una hoguera de mapas antiguos y equivocados, y la vida buscándote en los meandros de los ríos, en el corazón de cemento de ciudades pegajosas en verano y duras como piedras en invierno.

He salido a buscarte vestido de palabras que han erosionado montañas, que han hecho brotar en mi pecho cien mil lagunas, he atravesado la barrera del tiempo tan sólo con lo puesto y he masticado el frío con la boca y con los huesos. Te he encontrado y te he perdido, te he vuelto a encontrar y te he vuelto a perder. Te volveré a encontrar, lo sé, siempre lo he sabido, la llama que no se apaga me lo ha dicho sigilosa y al oído como los secretos que llevan la advertencia de un peligro escondido.

He salido de las cavernas, he dominado el fuego, construido una rueda, he dominado las estrellas, la voz, la palabra... para escribir todo lo que al salir de mí te emocionara, me he convertido en esto que soy para que el día que me encuentres sepas que soy yo, yo ya sé quién eres tú.

He volado cometas, he creado senderos en las nubes, caminos de agua, veredas en la piel de tu espalda, te he susurrado al oído hasta que se te ha erizado la piel del alma, he escrito poemas que sólo pertenecen al viento y a la cara interior de tus muslos, he creído en tí mucho más que tú misma, te he arrancado el plástico del envoltorio para que estrenaras el aire y la vida.

Yo sólo pretendo ahogarme en tus ojos, clavarme en tu alma con las manos atadas, que vengas a donde yo voy, que me dejes ir a donde tu vayas.

6 comentarios:

Heidi dijo...

Todos tus fines de semana deberían tener tres días.
Bonita entrada de martes nos dejas.
Más positiva.
Más llena de luz...y agua...
Sigo leyéndote aunque en ocasiones no me salen las palabras tras hacerlo.
No me lo tengas en cuenta ni me guardes rencor.
Cuídate.
Ciao.
;-P

Loba dijo...

Me encanta como escribes

Espera a la primavera, B... dijo...

No sabría decirte a ciencia cierta de dónde nacen las entradas. A veces salen cometas y otras me crecen espantapájaros. No creo que sea por ser martes.

Yo siempre te leo. Te comento pocas veces. A veces me dejas sin palabras, como la entrada de la conversación con tu peque.

A veces las palabras son como un bloque de granito: grande y frío, y darle forma es difícil.

Cuídate, Heidi

Besos

Toni

Espera a la primavera, B... dijo...

Me encanta cuando entras y yo voy a tu blog y veo que las cosas van mejor.

No sé por qué no me deja dejarte comentario.

Mis palabras están contentas cuando tú aúllas en lo profundo del bosque.

Anónimo dijo...

Nunca nadie habló así de mí...que bonito!

Espera a la primavera, B... dijo...

Nunca sabrás qué piensa o qué escribe alguien por ti. Ni nadie sabrá lo que piensas a menos que se lo digas.

Probablemente, la persona que me inspiró esta entrada nunca sabrá que fue ella quien lo hizo. Puede que la lea y piense "qué bonito" o "más de lo mismo" pero...

... en fin.


Abrazos

Toni