lunes, 20 de junio de 2011

Deberían abolir los lunes


Así que esto era sobrevivir... Nunca imaginé que huirte era lo mismo que buscarte, que cuanto más quisiera olvidarte las fechas se empeñarían en desfilar sin ti hacia ninguna parte.

He tenido que borrar el mundo para borrarte y no lo he conseguido. He detenido el calor del sol y no he conseguido apagar su luz.

Pocas personas saben que el título del blog está escrito en futuro y no en pasado. Escribir en pasado se hace cada día más extraño. Uno se detiene en el alféizar de la ventana antes de arrojarse a la calle pero la calle es, en realidad, una caída infinita. La calle es volar sin sentido, caer como cae una pluma desde lo más alto del cielo hasta la sima más profunda.

Y mientras caigo me detengo, alguna corriente sin cuerpo hace que remonte durante un tiempo. Pero caigo. Caigo en tus brazos. En tus ojos cristalinos. Sí, hoy he tenido esa certeza, como la tuve hace casi un año, al soñarte, de la misma forma que soñé con África y África se hizo, de igual modo que aprendí a amar lo más amado y a querer y creer en el agua que nos saciará la sed, no sólo de los labios.

De todas formas, tú ya lo sabes, hace tiempo que perdí el alma. Se hizo añicos contra el suelo, ¿por qué crees que caigo como una pluma? Porque soy un cuerpo hueco. Hueco como un domingo todo el día en casa, como lo que dejan en el calendario los días que uno no recuerda.

No sé cómo decirlo. No sé cómo hacerte entender que echo de menos tenerte a mi lado.

3 comentarios:

Lluna dijo...

No crec que fer desapareixer els dilluns solventi el problema, sempre hi haurà un dia després del diumenge.
Jo tb el trobo a faltar...

Petons

flower dijo...

¡Se acabó! Dame el teléfono de esa mujer que me apetece tener una conversación con ella...

¡Ay!

Besos,

Heidi dijo...

El domingo esuchaba el cd...
Bonito texto.
;-P