lunes, 20 de junio de 2011

El siglo de las puertas abiertas


Vivo tu abrazo como una venda que me protege y que me cura, me sumerjo en tus ojos como en el agua cristalina, el amor es, para qué negarlo, apostar diez veces seguidas al rojo y creer que vas a ganar (a pesar de que siempre acabaste en ruina), la libertad es una ciudad con todas las puertas abiertas, la confianza una voz que te dice "sigue adelante" cuando estás a oscuras.

Soñar es un colibrí, la belleza tragarse una pompa de jabón gigante.

Encontrarte es encontrarme.

Ser, lo que (fui)/soy/seré a partir del instante después a saber que existes.

2 comentarios:

Lluna dijo...

Sempre així doncs!!!

Un petó

Heidi dijo...

:-)
Sigue adelante...
CUÍDATE.
Ciao.
;-P