jueves, 28 de mayo de 2009

Universo flotante (como el parket pero todo aire)


El universo se contrae en un chasquido, como el crujir seco al partirse una rama, como el crepitar sordo de la masa de una crep en el instante que toca la superficie incandescente de una plancha demasiado caliente. Abro la ventana para que se airee la habitación (siempre, desde niño me gustó mucho más escribir "avitación" y me llevé un gran chasco cuando descubrí que las palabras no le pertenecían a uno aunque nombrase cosas muy suyas, sino que pertenecían a todos o a casi todos, así que, en secreto cuando necesito describir mi lugar en el mundo me lo llamo avitación aunque duela a la vista a otros que no soy yo). Pues eso, cuando el universo se ha contraído y he necesitado abrir la ventana, ha sucedido algo. Algo inexplicable, algo sorprendente. He descubierto una nueva flor en el centro que tengo encima de mi mesa de trabajo. La he tocado con el dedo, me he levantado para verla desde otro ángulo, he mirado alrededor por si alguien más me observaba hacer eso pero nadie miraba, quizá porque trabajo solo y desde casa. Alguien puede pensar que una nueva flor no es nada extraordinario teniendo en cuenta que es primavera. Lo sorprendente es que el resto de flores y helechos son de papel y plástico.

3 comentarios:

* SINE DIE * dijo...

Avi-taci-ón!

Me gusta, qué digo, ¡me encanta!, seguro que es de esas avitaciones que al abrir la ventana salen volando (contigo dentro, claro) y te llevan de excursión para ver la ciudad a vista de nube..

Seguro, seguro que sí..(y en realidad sólo hace daño a la vista de quien no sabe leer, toni)

Cuida y mima esa nueva flor, Bandini.. :)

Un besito

Nebroa dijo...

Encontrar, después de recorrer inmensas sendas de rutina, algo en ellas que las haga más intensas y menos tediosas es lo único que aun me incita a vivir. La mayoría de veces esa flor de la que hablas tú y a veces veo yo, sólo está en mi imaginación, pero me basta para poner en marcha mis pies llenos de realidad...

hécuba dijo...

Me gusta esa flor porque tiene personalidad, es capaz de ser diferente, algo difícil de conseguir cuando el resto es de plástico y papel.