domingo, 3 de julio de 2011

Vendrán días.


Abrir la puerta, clavarme en tí como se clavan los dos pulgares en una naranja, y abrirte por el centro, mirándote a través de las llamas de este incendio en el que nos hemos convertido; y a pesar de la distancia entre tu piel y mi cama, deshacer las sábanas como un animal salvaje remueve la maleza en busca de su presa escondida.

Y arrancarte la ropa con la boca, la voz rota de tu blusa, ya sin botones, hablándome al oído, diciéndome que no es posible apagar el fuego que nos quema como si yo hubiera venido a apagarlo, como si yo hubiera venido a salvarte de algo. Y los tobillos agitándose en el aire, y tus piernas danzando infinitas entre los temblores de las velas, y el sudor del verano, dulce como agua de coco, brotando a borbotones, deslizándose entre las dunas de la piel absorta en sus propios pensamientos, ajena a otra cosa que no sea el otro.

Y mi lengua, disléxica en tu boca, intentando atrapar la tuya, repasándote los labios con la punta, mordiéndote con delicada violencia, como se le da un bocado a un pastel con azúcar glasé por encima y se tiene miedo de manchar la alfombra. Manchar la alfombra ¿eres consciente de que habrá que tirar la mitad de los muebles por la mañana? Quedarán empapados como si hubiera llovido dentro de la casa, gotas de deseo, relámpagos dentro de tu cuerpo, truenos y temblores, que nos dejarán a oscuras cuando amanezca.

5 comentarios:

Amber dijo...

Muy erótico y sensual. Me gusta este escrito, mucho. Eres versátil en tus letras, como debes de serlo en tu vida.

¡Adelante con esa novela! Qué me muero de las ganas por leerla y si, encima, tiene tanto erotismo como esta entrada, entonces, me tendrás como una de tus más fieles lectoras.

Espera a la primavera, B... dijo...

Pero si yo no sé escribir, Amber. Para escribir hay que tener algo que decir... yo no tengo nada qué contar.

Me gusta como escribes... tú sí tienes talento, por eso ya tienes una editorial interesada.

Un abrazo

Amber dijo...

Creo que, contrariamente a lo que dices, sí sabes escribir.
Y sí tienes cosas qué decir, las que se refieren a ti y a tu mundo y eso en sí ya es mucho.

Este relatito erótico no me preguntes por qué, pero me ha recordado a los míos del principio de mi ya perecido blog.

Para mí ya se ha acabado esta etapa de los blogs y, desde luego, no he durado en el mundo blogoesférico más de 14 meses, mientras que tú ya vas por los cuatro años. ¿Lo ves? Eso tiene mérito y contradice a lo que me dices de que me dices de que no tienes nada qué contar.
;)

El agua dulce de coco, mmmmm, ¡qué deliciosa y refrescante es!

Y no me enrollo más, sólo decirte que el comentario que me dejaste ayer en mi último post no se deja publicar, cada vez que lo intento sale error de Blogger y unos signos (br Yz472 error). ¿Podrías comentar otra vez? Es que me daría mucha tristeza no tener tu último comentario en el último comentario que publico y finaliza mi blog. Para mí ya no tiene sentido escribir en blogs ni mantener uno.

Por favor, no cierres el tuyo, ok?

Te deseo lo mejor en la vida, ahora y siempre.

Muáaaaas,

Ámber

Anónimo dijo...

Esta entrada es electrizante, de mis favoritas...
Beso

YO

Anónimo dijo...

¿Cuando se acabará?

Otro YO