miércoles, 17 de junio de 2009

La verdad en boca de borrachos y de niños


Dices que estoy mal, que vivo al borde del suicidio y yo entonces te diría "Sólo me suicidaría si supiera con certeza que no voy a volver a ver esos ojos tuyos tan limpios, en los que algunos días, según dicen, se puede ver el mar".

Dicen las malas lenguas que esta noche me he bebido media botella de sidra yo solo, que he introducido por primera vez, desde hace meses, los huevos en mi dieta nocturna (a ver, si son de primera necesidad por qué están a 2,39 € en el Eroski de la esquina). Luego Activia para ser casi Coronado (no me gusta como suena eso), e ir como un reloj manchego si es que no mienten del todo según tengo entendido, he decir en público y sin rubor que prefiero la sidra al cava y que me casaría inmediatemante (ipso facto) con una navarra, vasca, cántabra, asturiana o gaditana (también me gusta el Xerez y el Chiclanero) sin interés alguno, por supuesto, que uno es de principios, y sólo acepta casarse por amor.

Hoy he visto cara a cara a mi primer amor de parvulario. Se llamaba (creo que se sigue llamando) Montserrat Caballero. He de decir que conserva la misma expresión que a los cinco años. Le hubiese dicho algo pero confluían dos razones que me desaconsejaban tal atrevimiento: uno, ella estaba llamando a la puerta de casa de su suegra para recoger a sus niños para llevárselos a casa y disfrutar de ellos junto a su marido y dos, aún no me había plimplado la media botella de sidra.

A todo esto esta tarde... (un momento, ¿a qué duele ver escrito hesta; de por ejemplo, hesta tarde?) jo, a mi casi me deja ciego. Bueno, pues esta tarde he llamado a M... y ¿he dicho alguna vez que me encanta la voz de M...? pues sí, ¿qué iba diciendo? eso, que "hesta" tarde he llamado a M... y me ha dicho que no podíamos quedar esta (sin h, que esto es muy serio) semana. Me he puesto muy triste, porque me gusta ver a M... y escuchar su voz al mismo tiempo. Y mirarle a los ojos (y robarle lo que lleva dentro del bolso cuando se descuida). No voy a seguir hablando de M... , ha preferido una merienda a estar conmigo. Prrrrfff. ¿Qué darán en esa merienda? ¿caviar?

Bueno, ahora voy a fregar los platos o a acabar un proyecto que intentaré presentar mañana en el ayuntamiento. Las dos cosas al mismo tiempo lo veo difícil. No sé, si utilizo el ratón para sujetar el estropajo mientras froto el puntero se moverá ¿no?

D. y E. se gustan (que lo sé yo) los ví mirarse así, de reojo aunque luego se comporten como adultos. Los adultos dicen "Bueno, nos vemos de vez en cuando y vamos a cenar y al cine pero uf, cuando cumples una edad todo se vuelve más complicado". Entonces viene un tío más feo, más tonto (y más calvo) y se te lleva la mujer a la que tú hubieras arramblado contra la pared y le hubieras dicho que sueñas con ella todas las noches, que le arrancarías el vestido allí mismo si no fuera porque "te debe haber costado una pasta" y luego te pasas otros cinco años buscando a otra que ni tan sólo se le parezca a ella (buscar a alguien similar a quien no puedes ya tener es una fase que se acaba pasando). No, yo no quiero ser adulto. Yo quiero tener la absoluta certeza de que una vez has encontrado a tu Montserrat Caballero, treinta y tres años después, te arrepentirás de no haber podido evitar que cambiara de colegio, se enamorara de otro y se casara y tuviese x niños (joder, se mueven tan rápido que cualquiera los cuenta) y no puedes evitar, que se olvidara de tí.

La próxima vez me decido, la próxima vez yo voy a ser ese tipo feo, tonto y calvo que se lleva a la chica (este... no me dejo en muy buen lugar ¿verdad?). Que no, que no dudo más ya...



PS: Releyendo la entrada más que media botella de sidra parece que hayan sido tres ¿no?

Si te has reído deja un mensajito. Si piensas que cuando bebo no hay quien me aguante también.

19 comentarios:

ch. dijo...

Cuándo bebes todo el agua del mar, se te derraman las palabras.

:-)

Charlotte dijo...

Yo me he reido (¿reido o reído?. Debería beber más a menudo... e ir arrancando vestidos...

Nebroa dijo...

Yo quiero invitarte a la otra media botella de sidra

Velda Rae dijo...

Jjajajajajaja, esperando a la primavera, B, me has quitado el comentario de la boca con tu Post Scriptum. Yo que te iba a decir que mirases bien, que seguro que la botella estaba vacía... Ya que te gusta el queso y la sidra, pruébala con cabrales o con la peral y un trozo de membrillo y estarás en el cielo.

Espera a la primavera, B... dijo...

Nenas, no bebáis alcohol fresquito cuando hace calor, es un autoengaño. No veáis el bochorno que estoy pasando ahora... (físico y químico... y mental)

¿A cuánto puede llegar un cuerpo humano en temperatura? ¿Cincuenta grados?

Genética Inexacta dijo...

Dime tu direccion que me presento en tu casa con cinco botellas más de sidra.

Gracias por las sonrisas.

Nebroa dijo...

51! Yo llegué un día!!!

Fiebre dijo...

La ´nena´ se ha bebido la botella entera...
Y en Málaga es difícil encontrarla. Yo gasto sidra marca gourmet selección - eso dicen, juas- "De nuestra tierra" Carrefour.
Aunque he de decir que compro la vasca, no la asturiana. Me gusta más.

Por lo que ahora mismo mi temperatura corporal en una noche de bochorno y de máximas de calor en España...es "estratosférica".
(Interior y exterior)
Pero yo estoy acostumbrada. Soy ...nasía p´a matar, como el Sgto Arensibia.

hécuba dijo...

Vaya, yo tambien tuve un amor que se apellidaba igual que Montserrat y recuerdo que un día le dije a mi amiga S mientras bebíamos algo que no era sidra (aunque reconozco que si voy a Gijón a menudo es por beberla) "Nunca volveré a amar a otro". En fin... palabras :)
Te sienta bien la sidra, te hace distinto.

Espera a la primavera, B... dijo...

Ay, madre mía, Cabrales, que me llevé una neverita para traer queso a mis padres una vez que estuve en Asturias, de esas herméticas y hubo que tirar la neverita y casi el coche. Con lo rico que está y lo difícil de transportar que es.


Genética: Aparta de mi esa tentación

(pero deja las cinco botellas donde yo pueda cogerlas);)


¿Cincuenta y uno? ¿por fuera? Iba a decir una burrada tan grande que ni borracho la digo.
Pistas: Tenía que ver con una cama, sábanas, un trapecista, parmesano, parmeenfermo, vino del de 30 € la botella, un león (bebé), dos entradas y dos salidas de un concierto de Bruce en Helsinki, el verano del 85, el parque de bomberos de Cincinnati y un iceberg.

Fiebre, llamándote así (en el caso de que ese sea tu verdadero nombre) lo estratosférico es que no hayas llegado a los cincuenta y un grados de Nebroa (entre tú y yo, sospecho que ella tampoco se llama como dice).

Espera a la primavera, B... dijo...

Hécuba, no hay que prometer no querer a nadie, ni siquiera si el interfect@ se apellida Caballero, Hip!

No es la sidra la que me hace diferente, Hip! es un experimento que hago en el que la ingesta de medianas cantidades del alcohol tiene una vital importancia.

A ese experimento lo llamaremos anestesia (también lo podemos llamar de otra forma que tú elijas), incluso lo podríamos llamar experimento a secas.

¿Ha oído hablar de las profecias autocumplidas? Uno dice, soy muy complicado, no va a haber nadie para mí, y zas, al cabo de unos años resulta que eso se ha convertido en realidad y uno dice "hostia, qué razón tenía" pero en realidad uno ha ido haciendo todo para que se cumpla. Luego están las incongruencias, uno dice quiero ser feliz y al mismo tiempo dice, ser feliz no es guay, lo que mola es escribir sobre el desamor como todos los grandes literatos... y ahí entramos en conflicto.

Después del sermón del que mañana probablemente me arrepentiré haber escrito por dos razones: No creo que venga a cuento y yo te quiero un montón lo poco que te conozco, me dispongo a irme a dormir en mi cama, no descarto dormir encima de la alfombra, en la cesta de los gatos o en el cuartelillo (no debí poner a todo trapo Corazón de Mimbre hace un rato).

Lo dicho, prometo no cumplir mis profecías, a cambio sólo te pido que rompas la promesa que le hiciste a S.

Un dulce beso, sereno ;)

Gata dijo...

"Me gustas cuando bebes porque estás como ausente...
y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca..."
¿conoces este poema? ;))
saludos te leeré
G

hécuba dijo...

La frase, Bandini, la dije después de ver como la princesa Buttercup se la decía al dulce Westley en La princesa prometida (ya sabes que algunos somos muy influenciables), aunque confieso que a mí el dulce Westley no me gustaba, demasiado protagonista, demasiada perfección y prefería a Iñigo Montoya, por lo que Buttercup, a pesar del amor verdadero y demás, siempre me pareció una tonta que no supo elegir.

¿Quién dice que ser feliz y escribir sobre desamor no sea compatible? Quizás es porque yo estoy llena de incongruencias, pero me parece de lo más normal.Entre otras cosas hay mucha gente que es feliz recreándose en su infelicidad. Además, que uno escriba sobre desamor quizás solo implica que quiere vender más libros o quién sabe.

No cumplas tus profecias, Bandini, yo rompí la promesa que le hice a S al día siguiente, pero es que tenía 19 años y a esa edad te enamoras todos los días.

Un beso incongruente con sabor a sidra.

Nebroa dijo...

A ver en qué crees que andaba yo cuando me dieron esos 51º? No había parmesano, ni estaba Bruce, pero estaba yo, que es más que suficiente para que suba la temperatura, pasa algo!? Apuesta pequeño y verás! jaja
Y claro que no me llamo Nebroa! Siempre he sido badlands!

Pd. Cuándo vuelves a beber? me llamas?

Espera a la primavera, B... dijo...

Ay, Hécuba querida... a los diecinueve años no se tiene palabra... Los hay que viven eternamente en esa edad. No cumplas profecías tú tampoco. Si quieres hacemos un pacto por el que quede abolido el desamor...

Besos-sabor, esto se pone interesante, jeje ;)



Badlands, no tengo tu teléfono, querida... cómo quieres que te llame? y cuándo te llamaría, antes o inmediatamente después de haber bebido?
Mira que cuando bebo me pongo mu pesao...

Beso-pesao para tí

hécuba dijo...

2º intento.
Peor para ellos, Bandini, para los que se quedan eternamente en los 19.

Y tranquilo, no pienso cumplir profecías, aunque yo diga que estar conmigo es dificil soy bastante exagerada para ciertas cosas.

Un beso con sabor a beso
H.
ps. Más que interesante...

Nebroa dijo...

Antes, siempre antes, no quiero perderme nada. Una borrachera que no es compartida pierde toda la gracia para el que se la pierde
Como yo hoy, que parece que el mundo está borracho, yo serena y que me estoy perdiendo algo...

Anónimo dijo...

Por favor, las listas de los que aún nos sentimos niños (a pesar de los pesares y mientras aguanten los huesos)?
Aún así, a veces, vuelves a mirar a quien ya habías visto.... y Dios Mio!! Esta vez piensas.... no estaría mal un paseo por ese jardín interior.
Para ti Pan, Peter Pan.Para el resto, E.

Espera a la primavera, B... dijo...

Señor Pan:

Me ha dado un vuelco el corazón al recibir su respuesta de mi carta del 17 de marzo de 1.980 en la que ponía en su conocimiento la intención de no crecer (como usted). Mi edad es de treinta y ocho años y la mental de nueve. Consecuencia: cuando me emborracho ¿estoy emborrachando a un niño de nueve? ¿Cuando dice eso de volar al país de nunca jamás está invitándome al suicidio por sobredosis?

Me creo con derecho a una respuesta antes de los próximos treinta años. De momento a E. la dejaré pasar siempre que quiera a mi jardín interior (yo no llamaría así) para que juegue conmigo a los columpios con los otros niños.

No hace falta que E. traiga merienda. Puede venir D. si también quiere.

Señor Pan, ya pensé que no era real.

Un abrazo