lunes, 15 de noviembre de 2010

Flashforward


Llevo varios días dándole vueltas a la novela. La estructura... el tiempo que le dedico... lo de entregarla antes de marzo, ... lo de que nadie cree que pueda acabarla en ese espacio de tiempo, lo de que nadie crea en mí y me lo digan y también me digan que yo tampoco creo en mí.

Me pregunto qué soy y si me pasa algo, si son percepciones de los demás o si todo el mundo sabe qué es lo mejor para mí, cuál es mi talento y qué debería hacer para salir de esto.

¿Cuál es mi talento? ¿Mi talento es escribir? ¿Mi talento es crear tecnología del agua?

Yo lo sé. Lo sé pero no lo voy a decir. Estoy seguro de qué voy a ser. Lo juro. Quizá me distrae algo que yo también sólo sé. Está bien.

A quienes no creen e mí no puedo hacerles cambiar de idea. Todo tiene su tiempo, todo tiene su recorrido. Sé que no voy a poder hacer feliz a todo el mundo.

A veces me miro y pienso que soy lo mejor que podía haber sido, y que todo lo que me ha pasado acaba en el mismo sitio, que todo tiene un porqué.


Escribo todos los días, tengo la historia acabada, me cuesta llegar a fin de mes, tengo ganas de estar con amigos, siento dolor por la forma en la que sucedió todo, no soporto la vida sino está llena de historias...

Sé lo que quiero ser. Lo sé, lo juro.

Sé lo que soy.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo sí creo en ti y estoy segura de que será una gran novela y una gran aventura. Ánimo y besos.

Amber dijo...

Personas que no crean en ti, no se pueden considerar amigos de verdad ni tampoco colegas profesionales sinceros.

Mi teoría es, por simple que sea, es que cuando alguien o alguienes dudan de uno/a eso ocurre por sus propias inseguridades, además de envidia y celos varios...

En este país Don Diablo seguro que es el rey... Se pone las botas, seguro... Tan cierto y triste como eso.

Y pienso que tienes mucho a tu haber, mucho avanzado, en tanto y cuanto, escribes todos los días y tienes unos ideales por los cuales morirías...

Sé que cuando miras a la luna de plata y estaño, a la que tanto nos ilumina nuestras vidas, ves al hombrecito dando agua al continente africano... Y esa visión estuvo ahí desde que existe la señorita luna, es decir, desde siempre. Y en tus manos está de que tb se puedan ver las flores que ha regado el hombrecito...

Recuerda aquella máxima del zorrillo al Principito, que tan rebién conoces.

Nunca pierdas de vista tus principios, valores, ideales y jamás dejes morir tus ideas, y menos si éstas son creativas y hacen mucho bien a otros, a la humanidad.

Precioso post, sincero tb...

Un abrazo de los míos: conSentidos,

Amber

hécuba dijo...

Y tienes que estar orgulloso de lo que eres, Bandini.
Muy orgulloso.

Un beso. Y dos regalices.

Marnie J. dijo...

Todo esto que dice, es genial, es perfecto, es pura fe en usted

Espera a la primavera, B... dijo...

Gracias por creer en mí, anónimo... no sé si sirvió de algo, no sé si sirve demasiado creer en mí.

Espera a la primavera, B... dijo...

Amber, a veces creo que sólo tengo principios, es decir, algo por lo que empiezo y no sé cómo continuar. Es como si hubiese un precipicio y no hubiese puente para cruzar al otro lado... y no hay nada esencial e invisible, miedo a que descubran que, en realidad, estoy hueco, que estoy en venta, que por una porción de cariño me convierto en nada o casi nada.

Me gusta que me comentaras a pesar de las circunstancias...

Un beso

Espera a la primavera, B... dijo...

Hé, gracias por los regalices. Un día nos sentaremos en el muro y nos los comeremos...

Espera a la primavera, B... dijo...

Marnie, la confianza es fundamental en todo, lo es tanto, que a veces la guardamos bajo llave como si fuera un tesoro en lugar de utilizarla.