miércoles, 3 de noviembre de 2010

El destino es un hijo de la gran p...


If I were a Boy
Cargado por javierlobe. - Videos de música, entrevistas a los artistas, conciertos y más.

Hace días que tu recuerdo me agota, que sigo dándole vueltas al porqué y el cómo sin encontrarlos. Creo que los huesos me los partió la incertidumbre y no la hostia de que no te quedaras conmigo, de que creyeras que el tren era ese otro y tu camino esa otra vía.
Sé que ha pasado el tiempo. El tiempo ha sido tu aliado y mi enemigo, porque dejaste rastros que yo pudiera seguir, porque el destino es jodidamente juguetón y esta mañana estuve en la fábrica donde trabaja tu tren y me recordó a los obreros de Metrópolis, cabizbajos y lentos, desanimados, con los vientres hinchados de café de máquina expendedora, con sus uniformes descuidados, su importancia y prepotencia de ser esclavos de un amo con nombre de piedra.

Y entonces me he vuelto triste, de una tristeza infinita que me empapa desde las ocho de la mañana, no porque entienda que ya no volveremos a vernos sino porque nunca entendí que me cambiaras por una de esas almas de bocadillo de mortadela y botijo los veranos. Y me he sentido triste porque siempre pensé que merecías lo mejor ¿sabes? hasta a veces pensaba que yo era poco para ti, y hoy, hoy me he dado de bruces contra tus argumentos cuando me dejaste. Y es que ayer me di cuenta de que ese alma de barro se me coló en mi facebook para controlarme y al no encontrar nada te metió aquello en la cabeza de que yo seguía con lo de "soltero" en mi perfil.

Me sentí muy culpable durante mucho tiempo, pensando en que era yo quien la había cagado, pero sé que la cagamos los dos, que yo te quería porque era imposible no quererte y tú me querías porque hice lo imposible para ello.

Ahora eso poco importa, tú ya te has acostumbrado a no querer estar sola, yo me he vuelto un hombre triste que remonta. Sigo pensando que no me arrepiento de nada porque hubieron demasiados intereses en contra de mí. No sé el porqué les hiciste caso. No sé si importa si te digo que me daba igual que fueras mi pareja, lo que me importaba era estar contigo, no sé, joder, te quería.

Ya he dicho que eso ya no importa. No creo que me leas, de hecho voy a publicar esto y estoy seguro de que ya estás cansada de entrar en el blog y de leer mis altos y bajos, de siempre lo mismo.

Bueno, ahora llego a fin de mes, eso ha cambiado, y escribo todos los días y te echo de menos todos los días que escribo y ocho meses después sigo pensando que tal vez me pudo la prepotencia de creer que me querías, que como yo, pensabas que nunca antes habías encontrado a alguien con el que te entendieras tan rápido. Pero me equivoqué, me pudo la ingenuidad y a otros les sobraron artimañas.

Espero que te acabe yendo bien, que te acuerdes vagamente de mí, que tarde o temprano te des cuenta que yo valía mucho más de lo que entendiste.

Yo, por mi parte, sigo a base de dieta de pegamento y sigo queriéndote como un imbécil, optimista hasta que el destino me pone en medio la oportunidad de una depuradora donde trabaja el traidor, me gustaría que vieras la podredumbre con la que se mueven en su tarea alli dentro, el caso es que me miro en el espejo, en lo que soy y en lo que he sido y no me lo explico, te lo juro.

Estoy alargando demasiado esto porque sé que los textos largos son más difíciles de leer y así, si por casualidad entras, se te quiten las ganas. Imagino que ya te dará todo igual. A mí no. No consigo quitarme de la cabeza que lo jodieras todo y me echaras la culpa.

Pero sé que sólo divago y me erosiono contra una pared de piedra, como el nombre de la fábrica donde laburan los hombres de barro, en sus tronos de culo, con sus vientres inflados y espaldas curvas, con la mirada perdida de sus ojos de loco, deambulando alucinados por los pasillos de un centro de día, de un psiquiátrico en el que de alguna forma te siento presa.

Y sé que es una entrada abusurda pero hoy me pesa el alma como si la hubiesen arrojado al río con los pies en un bloque de cemento-de-promesas-rotas, debe ser por eso que me ahoga esta locura de tristeza, y es que esta es, probablemente, la última oportunidad que tenemos... esta noche, a lo más tardar la que viene, desharé el nudo que une tu balcón a la luna y liberaré de sueños tu sueño y recorreré tu piel en un viaje de no retorno; me siento como un traidor a su patria teniendo que salir huyendo. Porque no te equivoques, yo tuve que huír hacia la muerte para no morirme de frío.

Y no sé qué pensarás, alargo esto demasiado para que no tengas que leerme y pensar, ya ves, acabo pensando en lo mejor para ti. Lo mejor es que no leas esto, que nadie lea esto.

Ha caído la tarde, hoy no he ido a comer para acabar cosas. Me he planteado vender una depuradora a un país que lo necesite, antes de que acabe el mes. Y sé que eso te importa poco, que ya nada de lo que me llena por dentro debería importarte. No sé, me siento como un juguete roto en el baúl de los trastos viejos a la espera de que lo lleven a Juguetes sin fronteras y haga feliz a alguien que con sonrisa, manos, pies, barriguita de niño.

Se me va a hacer un nudo en la garganta cuando deshaga el nudo desnudo del hilo lunático.

7 comentarios:

TWEETY dijo...

A mi tambien me ocurrió algo asi.... hace casi 8 meses que lo dejamos y no hay dia en que no piense en él...no habiamos tenido comunicacion ninguna en todo este tiempo cuando hace una semana cometí la tonteria (por otra parte ...supongo que necesaria) de enviarle un email cuya respuesta solo fue estoy muy bien ....y a pesar de que dolió y bastante necesitaba el golpe de gracia para terminar de darme cuenta que él no es ya para mí aunque yo aun sea de él..

Marnie J. dijo...

no me gusta nada, no me gusta nada que haya vuelto a este tema. ¿Qué habíamos dicho?: entusiasmo, pasión, positivismo, pasitos hacia adelante... y esto no lo es
Pue sí, le pego la bronca
(que si necesita desahogarse y decírlo, también le entiendo, no creo..)

Espera a la primavera, B... dijo...

El problema que muchas veces tenemos es que creemos que el otro nos echará de menos igual que nosotros a ellos.

Pero no es así. Casi siempre, el otro ha reiniciado su vida y está tan pancho y tan feliz mientras nosotros nos ahogamos en recuerdos.

¿Qué le vamos a hacer? Supongo que empezamos a ser distintos en cuanto empezó a creer que era así.

Un sentido abrazo Tweety

Espera a la primavera, B... dijo...

Marnie, a veces no se puede evitar que la tristeza haga mella... no te imaginas lo que yo he cambiado durante estos últimos meses y ¿sabes? Pensar que la persona que quise está con alguno de aquellos esbirros me duele tanto...

En fin, igual es que me creo, erróneamente, que soy más de lo que en realidad soy.

No sé.

kisses

Amber dijo...

El agua. derecho común a todos, pero que llegue a todos aquellos que no les llega.
Te apoyo al 100 por 100. Sabes que ése tb es mi objetivo, mi meta, mi sueño..., ése sueño que un día se hará realidad, por eso estoy en donde estoy actualmente y eligo, de manera voluntaria, estar así.
Como diría Gandhi: "Sé tú el cambio que quieres ver en el mundo". Jamás me cansaré de repetirlo.

Sobre los libros así llamados de "autoayuda", te diré lo que alguna vez me dijo un Coach Personal & Executive: "Son libros de automasturbación". Una verdad como un templo faraónico. Pues no necesariamente te tiene por qué funcionar a ti lo que a otros -- y en el caso del autor/a les funcionó-- te funcionen a ti. Cada persona es un mundo, por tanto no existe NI un sólo manual que pueda ser realmente aplicable al bien común.

Lo que sí es aplicable es tu realidad: tu lucha para que el Derecho al agua potable sea VERDADERAMENTE un DERECHO UNIVERSAL.

Admiro enormemente tu templanza, talante, constancia y predisposición.

Un abrazo conSentido,

Amber
P. D.: La foto es súper mona, tan tiernaaaaaa. Deberíamos tomar más nota de nuestros amigos los animales.

TWEETY dijo...

Aun no he recuperado todos los trocitos de mi corazon pero si que estoy intentando seguir adelante y se que poco a poco lo lograré, lograré hacer de él y de lo que fue nuestra relación un dulce recuerdo y nada mas, me voy a quedar con los buenos momentos, sé que lo conseguiré igual no mañana ni el mes que viene pero lo conseguiré. Gracias por el abrazo te envio otro para ti compañero de pañuelo

Filadora dijo...

Ànims.