viernes, 5 de noviembre de 2010

Pez y luna

Anoche desaté el hilo que unía la luna a la barandilla de tu balcón. Pensé que la luna se escaparía enseguida, como un pez que una vez se le ha quitado el anzuelo y devuelto al agua desaparece de un coletazo en un abrir y cerrar de ojos. Pero la luna siguió allí, con el fino hilo colgando sobre el mar, lejos del Guinardó, donde ni tan sólo sé si sigues viviendo.

Al mismo tiempo que desanudé el nudo de la luna, desnudé mi alma de tu presencia. Me dije mirándome a los ojos que volvía a ser, de nuevo, un nómada y volví a las manos en los bolsillos y a la cabizbaja cabeza. Y volví a caminar sin rumbo y a no tener esperanzas.

Me duró poco, la luna me llamó y me dijo que subiera. Y subí rápido, de algo debían de servirme todos estos pájaros que tengo en la cabeza. Me senté en la roca lunar desde donde veía tu balcón, unos selenitas ociosos jugaban al voleibol a cámara lenta con la escafandra de un astronauta de novela de Julio Verne. Uno se me acercó en silencio y se sentó a mi lado. Me puso la mano en el hombro y movió la cabeza como queriendo decir que no tenía remedio.

Luego, la luna empezó a moverse; lentamente, como un buque que suelta amarras, y se oyó un quejido como de armazón metálico que se comprime y luego se despereza. Una brisa imperceptible empezó a movernos los cabellos (también de forma imperceptible) y la Tierra empezó a moverse delante de nuestros ojos como si empezara a rotar de nuevo.

Quizá por eso hoy estoy así: lunático y resabiado, emprendiendo un nuevo viaje montado en un asteroide rodeado de ociosos selenitas come-cacahuetes, tratando de que esta vez la luna (mi luna) encuentre un planeta al que orbitar sin que tú vivas en él.

Tengo la sensación de que me he rendido.

Curiosamente, creo que esta rendición era necesaria para empezar de nuevo a buscarte.

6 comentarios:

TWEETY dijo...

Siempre hay un mañana como una pagina en blanco y es necesario que nosotros sigamos adelante para poder escribir en ella, hay un futuro por descubrir...

Espera a la primavera, B... dijo...

Siempre hay un mañana, eso es cierto. Y un pasado mañana y un...

Hoba W. dijo...

Me quedo con la última frase, toni... :)


(recuerda que la luna sólo es el satélite de la Tierra que tú eres)

un beso

Espera a la primavera, B... dijo...

Hoba...

Gata dijo...

hola Toni,
no mires para atras no para coger impulso
un besito

Amber dijo...

Precioso texto. Recuerda que allí siempre estará el hombrecito dándole de beber al sediento continente africano.