domingo, 29 de junio de 2008

El día de la fiesta

María cayó en un profundo sueño. Se fue apagando poco a poco susurrando palabras que fueron volviéndose incomprensibles y entró en un delirio semi-inconsciente que se remansó en un silencio de frases no dichas. Cuando estuve seguro que dormía profundamente, me levanté sin hacer ruido y salí de la habitación. El bicho, aburrido, miraba por la ventana y buscaba algo que le excitase sin conseguirlo. Quizá acabaría dominándolo. "No te fies" me decía la voz de la esfinge "el bicho es listo, el bicho siempre tiene fuerzas, el bicho sabe cómo y cuando".
Esta vez, Carmen esperó a que Sansón aparcara el coche y subieron juntos, probablemente porque no le atraía la idea de quedarse conmigo a solas. Sus caras de póker me ponían nervioso, no sabía si me ocultaban que sabían que les había mentido y no sabía nada de qué iba todo aquello del viejo Garr o si, por el contrario, no querían darme ventaja admitiendo que estaban perdidos con respecto a quién era yo y qué es lo que realmente quería. Fue en el instante en que los ví entrar por la puerta y mirarles a los ojos cuando decidí que no pasaría una sola noche más en esa casa y que, en cuanto acabara la fiesta daría esquinazo a Sansón y buscaría un rincón desde donde negociar con ellos el asunto del dinero. Era mucho menos peligroso en caso de que hubieran atrevido a preguntar al viejo Garr y me facilitaba la posibilidad de desaparecer rápidamente y sin hacer ruido.
Sansón salió de una habitación con la funda de un traje. "Pónte esto" me dijo "nos vamos de fiesta". Era un smoking, y se notaba que era de los caros. Probablemente era suyo, me lo entregó con el orgullo del que da a otro la ropa vieja que ya no le sirve. Imaginé que él tendría otro más nuevo. Y no me equivoqué.
Salimos del local de Carmen vestidos como dos dandies. Sansón llevaba una bolsa de deporte que me despertaba esa curiosidad que se tiene por todas las maletas cerradas y que no van acorde con el resto de la vestimenta de quien la lleva. Le pregunté y sonrió "Ya lo verás".

1 comentario:

Gitana dijo...

RAYOS, VOY PEOR...

EN QUE TU MINTIÓ????

VOY MAS ABAJO...