miércoles, 25 de junio de 2008

nuevo estilo?


Un coche camino del alba. Sus luces encendidas hieren las pupilas de los que viven en la oscuridad y el olvido mientras alumbran el asfalto de carreteras que hace años dejaron de ser secundarias para acabar siendo meros atajos entre vías importantes. Dos rumores se acompasan dejando un solo sonido en la noche: el de un motor de seis cilindros y el del cerebro del que conduce el coche; ambos a las mismas revoluciones. "Quizá si me hubiera quedado callado nada hubiera sucedido. Quizá..." El coche acelera y deja chirriar las ruedas en curvas poco menos que imposibles. Un poco de gravilla suelta y todo se habrá acabado. Se acallarán los cilindros, se detendrá el pensamiento. "He de encontrarla" se dice "Antes de que amanezca".

4 comentarios:

* Sine die * dijo...

Sigue...sigue...sigue...sigue......

:)

Susanna dijo...

Gracias por hoy.

Por los pensalabras (pensamientos-palabra) que desvelan tus sueños.

Por compartirlos.

Por el sin-ti con-tigo.

Por seguir buscando algo que nos deje sin aliento. Por buscarlo conmigo...

Por el rey Neptuno, que se quedó sin mar, anclado a una plaza enrayolada... por la que cruzan futuros ingenieros químicos... como tú, como yo...

Por tu cercanía de hoy, por la lejanía de ayer.

Por las tardes que me diste de merendar pan con piel de gallina.

Por este tiempo... Joder TONI, por TU tiempo!

Espera a la primavera, B... dijo...

Ha pasado mucho tiempo desde aquella pirmera conversación nuestra en el Tropic (por otro lado, un de los millones de bares de pueblo con mesita de fórmica y vasos baratos... me a quinietas pesetas el pack de cien y bayeta de regalo). Ha pasado el tiempo. Nos hemos visto de todos los colores. Hemos empezado nuevas vidas que al poco se nos hacían pesadas como ataúdes, hemos ido en bicicleta (¿no te conoces algún camino sólo cuesta abajo?)... hemos sabido qué pensaba el otro tan sólo mirándonos, hemos conquistado el cielo y hemos sembrado de ilusiones el infierno.
Susanna, pasamos de los últimos estertores de la adolescencia a la juventud y de la juventud a este territorio incierto de hipotecas mileristas y trabajos mal pagados.
Brindo por que sigamos muchos más años, por que el bicho siga ahí royéndonos los huesos, por que alguna vez nos de por apostar por nosotros mismos y ganemos, por todas esas tardes que aún nos quedan.

Y gracias por el aftersun, jejeje.

Gitana dijo...

MALDICIÓN... CALLAR QUE?????


VOY PA ABAJO OTRA VEZ...