lunes, 23 de junio de 2008

Se me ha ido de las manos

Esta historia, sí, se me va de las manos. Creo que me detengo en cosas en las que no debería, que he ido descuidando el lenguaje... y en ese viaje yo también me he ido de mí mismo. He descuidado el lenguaje, ciertas buenas costumbres...
Me he ido. Va siendo hora de que regrese a los orígenes.

2 comentarios:

Gisel Cam. dijo...

Y cuando es uno lo que se va de las manos, o eso que tanto amó? Cómo se sigue? Que impotencia. Peor supongo que si se va es porque nunca fue nuestro. En todo caso de otro o simplemte del pasado.

* Sine die * dijo...

Es lo que tienen las historias..(las buenas) que son como los hijos....de pronto se nos hacen grandes y se emancipan delante de nuestras narices para adquirir un rumbo propio...




:)