domingo, 24 de octubre de 2010

Las olas del tiempo


Esta vez no. Esta vez no voy a caer. No voy a caer para tener que levantarme dentro de dos o tres meses. No. Esta vez no. Esta vez no.


A veces siento que voy a desmoronarme, que me voy a deshacer como un castillo de arena, pero entonces recuerdo que no todo fue culpa mía o que lo fue todo tanto que no merece la pena pensar en que pude arreglarlo. A veces me doy la vuelta y regreso a los días en los que tuve la sensación de que fui feliz pero la felicidad es una cronista de pena, siempre fue ella la protagonista, el pasado siempre fue mejor y el presente sólo un instante, un instante que la calumnia sin fundamento.


Mi presente es éste. Domingo por la tarde, estudiando para el examen del viernes, solo. Demasiado tiempo solo, demasiado tiempo sabiendo que la compañía de los demás es un bien demasiado preciado. Oscurece pronto, se hace de noche y la noche me trae recuerdos, cada día menos, cada día más difusos. En otro tiempo me desharía y me diluiría en las olas del tiempo pero ahora ya no. Ahora voy empezando a asimilar todos los golpes que los últimos meses. Me pregunto cómo pude aguantar, cómo pude seguir cuerdo y al mismo tiempo buscar una salida. Una salida que a día de hoy me permite seguir sobreviviendo.


A veces pienso que soy débil y otras veces pienso que soy increíblemente fuerte: que soy débil porque a veces me puede el miedo, la desesperación, me bloqueo... y fuerte porque siempre acabo encontrando una salida, un plan, una fuente de recursos, y casi siempre solo, demasiado solo.


La gente va y viene. La gente vamos y venimos. Nadie se queda. No importa, supongo que así es la vida.


5 comentarios:

Li..* dijo...

Es cierto la gente va y viene, yo me di cuenta hace tiempo y es horrible cuando has querido tanto y te ves solo cada día. No sabes de donde sacas las fuerzas pero lo haces y tal vez sea porque no es lo peor que podría pasarte, porque si, eres fuerte. Aprovecha tu fuerza.un beso

Daeddalus dijo...

Tú mismo te has contestado... eres fuerte, sin duda, entre otras muchas cosas, y espero que te vayas dando cuenta pronto.

Un beso

Amber dijo...

Te voy notando más fuerte, más convencido de que no necesariamente 'cualquier tiempo pasado fue mejor', te noto más sereno. Me gusta, me gusta.

Y ¿qué me dices del lujo que significa poder disfrutar de TU compañía y en TU compañía? Afortunadas serán esas personas que puedan pasar tiempo contigo, pues se llenarán de tendresse, de sabiduría, aprenderán a ver las cosas a través de otro prisma y todo porque tú eres capaz de que eso y más ocurra.

Biquiños de la meiga mariñeira,

Amber

Marnie J. dijo...

¿son Penélope y Ulises? (por cierto, uno de los dos intenda ahogar al otro!!!)

Marnie J. dijo...

debe estar usted estudienado muchísimo, no actualiza no el blog... le deseo que le vaya muy bien