domingo, 10 de febrero de 2008

Y entonces...

Y entonces ella se despierta y me mira con ojos asombrados y hambrientos. Y entonces sé que hoy es uno de esos primeros días del resto de mi vida, porque ya no puedo más y porque ella no puede más. Nos deslizamos hacia abajo y nos cubrimos con las sábanas. Volvemos a ser dos niños. Volvemos a no tener pasado, sólo presente, sólo ella y yo. Ya no más mala vida, ya no más recaídas, ya sólo ella y yo y el mundo por delante.

1 comentario:

Sine die.. dijo...

El mundo como camino.....

(uhmmmmm)