martes, 7 de diciembre de 2010

Tu rastro de luz en mi sombra


Hay personas que brillan como si una luz interior les iluminara. Luciérnagas que brillan en la oscuridad y que, de alguna forma, nos dicen que no nos preocupemos, que la luz existe, que el sol llegará.

No recuerdo si he visto alguna vez alguna luciérnaga de verdad, si de niño, cuando el mundo era aún casi salvaje, en alguna charca, algún atardecer mi padre me enseñó la tenue luz de las luciérnagas. Sé, sin embargo, que me he cruzado con muchas de ellas en mi camino, y que, tarde o temprano me han mostrado su luz, me mostrarán su luz. La luz de esa clase de personas nunca podrá ser nuestra, nunca nos pertenecerá para poderla utilizar a modo de linterna, su luz es la constatación de que cada uno de nosotros puede despertar su propia luz.

No son los gurús ni los escritores de best sellers, no son los catedráticos de tal o cual materia, son la gente más corriente, quiero decir que no hace falta nada especial, a veces uno se cruza con ellos por casualidad y hacen de tu día un bosque encantado.

Y sé que existen, no porque sea crédulo, sino porque si miro hacia atrás soy capaz de ver su rastro de luz en la retina de mi memoria, porque el mundo sigue siendo oscuro pero entiendo que mientras amanece, este cazador de miradas que soy yo, seguirá saliendo por la noche en busca de luciérnagas con la determinación con la que saldría a buscar el último unicornio o tu mano tibia y lasciva.

14 comentarios:

i (latina) dijo...

De niña dormía con un gusiluz. Un gusiluz es un muñeco normal, de cintura para arriba, y una luciérnaga de cintura para abajo. Su luz me calmaba. No me acordaba hasta que he leído esto. Y ahoa le echo de menos, un poco como se echa de menos a un viejo amigo.

Heidi dijo...

Es bueno que aún queden recuerdos de luces que nos ilñuminaron por poco que fuese....Haberlas haylas, como lsa meigas....No decaigas y sigue buscando.
Un abrazo.
Ciao.
;-P

La susodicha dijo...

Madre mia... me crujen las arterias siempre que escucho esta cancion... es ...ainssss.
Lo mas.

Marnie J. dijo...

Usted es una luciernaga

Nela dijo...

Si existen, y son hermosas, mientras brillan y no las veas de cerca. que son feas, feas...bueno al menos a mi no me gustan, me parecen unos gusanos horribles con alas.
Besos
Nela

Nanete dijo...

Nunca he visto una luciérnaga, casualmente mi padre siempre que veía una y me decía "mira, eso es una luciérnaga" era de día...

Mi estrategia, salludar a todo el mundo, algún día me pegarán un bofetón pero mientras tanto me cuesta muy poco alegrar a alguien durante un segundo. Sonreír por la calle es la mejor señal de luz interior que existe.

Puesto que no estoy muy inspirado y no he transmitido correctamente la idea (luz), termino diciendo que me ha gustado tu blog, que te sigo y te añado a mi lista de blog.

Amber dijo...

Preciosa y orginal foto, llena de luminosidad y vida, como algunas personas, deduzco.

Espera a la primavera, B... dijo...

Uno sólo tiene los amigos que se merece. Así que tienes un gran amigo de luz, el mundo debería tener la costumbre de conservar los juguetes viejos y queridos y, curiosamente, nos movemos por las novedades constantes, con el "pasen y vean".

Espera a la primavera, B... dijo...

Los recuerdos son la forma que tenemos de tener que olvidar constantemente un hecho. Ya sean de luz, ya sean de oscuridad.

Nunca me cansaré de querer olvidar.

Espera a la primavera, B... dijo...

Una vez oí una entrevista que le hicieron al cantante. Una vez su abuelo le dijo que ir detrás de la chica que le gustaba era como cuando un perro persigue un coche por la calle: nunca lo alcanzará pero si lo hace no sabrá que hacer con él.

Chasing cars...

Espera a la primavera, B... dijo...

Marnie, si yo fuera una luciérnaga quizá las cosas me fueran de otra forma... no sé. Tú ya me entiendes.

Espera a la primavera, B... dijo...

Gusanos horribles con alas, supongo que para los monos los humanos somos monos horriblemente delgados, desgarbados y sanguinarios.
Todo depende de quien establezca el juicio de valores...

Espera a la primavera, B... dijo...

Nanete, ¿cuántas sonrisas vale un bofetón? ¿cuántos bofetones valen una sonrisa?

Creo que caminas por el sendero correcto.

Espera a la primavera, B... dijo...

La luz es un lugar y el encuadre un tiempo, pero quien fotografía siempre es el alma. A mí me gustan casi todas tus fotografías, las que haces tú.

Me gusta la luz y el encuadre, y quién dispara, quién capta.