domingo, 5 de diciembre de 2010

Entre otras cosas...


Entre otras cosas...

- Leo Tokio Blues de Haruki Murakami y me gusta el personaje, es curioso que en una novela tan larga escrita en primera persona el personaje sea alguien que hable poco. Me gusta eso, quizá porque yo me reconozca en ello. En cierta forma, es una novela para personas que piensan mucho.

- Llevo dos días durmiendo más de ocho horas y me siento culpable. Normalmente duermo cinco o seis como mucho y pienso que son pocas. Me había planeado una serie de tareas para el puente, tareas como hacer de nuevo mi currículum, hacer un proyecto para el jueves, valorar si hago un proyecto o no, abrir cartas que tengo por clasificar, y por supuesto, escribir. En cambio leo y escucho música. Bueno, he valorado si hacer el proyecto ese o no. Necesito el dinero pero no lo voy a hacer por falta de tiempo para recoger información. Valoro qué es lo que más me conviene y creo que es acabar la novela. No sé cómo voy a sobrevivir durante los próximos meses, pero sigo confiando en que las cosas irán a mejor.

- Llevo tres días prácticamente solo, no caliento el piso por no gastar y cada día que pasa tengo menos ganas de estar con nadie ni comunicarme con nadie. Creo que la decepción ha dado paso a una misantropía en toda regla. Necesito establecer un plan para salir de todo esto. Se da una paradoja: Me gusta estar dentro de mi cuerpo, es decir, sé que no soy la persona que los demás desean que sea pero yo estoy bien con los valores éticos por los que me rijo. Creo que soy, básicamente, un hombre honesto y hace tiempo que dejé de pedir a los demás que lo sean, lo cual no significa que lo comprenda ni que vaya a seguir en contacto con ellos.

- Mi vida tiende a un caos ordenado, o yo le veo un orden que es sólo mío, no sé, sigo sin entender la mayor parte de las cosas, deseo con todas mis fuerza el mal de alguien pero enseguida me arrepiento de haberlo deseado. Luego pienso que sólo le deseo que la vida le lleve al mismo sitio al que me llevó a mí. Tampoco es muy loable pero tengo una rabia dentro que no sé cómo sacarla.

- No tengo especialmente apego a la vida, supongo que desde el punto de vista budista he llegado a algún punto intermedio de iluminación. La verdad es que mi vida no se la deseo a nadie. Bueno, sólo a una persona.

- Sé que durante los próximos años esto no cambiará en absoluto, mis condiciones de vida no van a mejorar demasiado, creo que pronto llegará el momento en que se me afloje un tornillo y me hunda del todo, pero de momento sigo a flote, achicando agua constantemente. Agradezco profundamente a las personas que decían que me querían y que iban a estar a mi lado el que hayan mantenido su palabra a su manera, es decir, desapareciendo.

- Por otro lado me ha sorprendido la presencia de viejos amigos o de nuevos amigos que me han dado su apoyo moral y me dan esperanzas. Si de algo vivo es de esperanzas, así que todas son bienvenidas. Sigo tratando de dar un poco de sentido a mi vida, sigo teniendo el deseo de llevar el agua a quien lo necesita. Paradójicamente es probable que me corten el agua. Prefiero que me corten el agua a que me corten el ADSL, no sé, cosas, quizá debiera estar sin ADSL un tiempo, quizá todo me iría mejor.

- Voy a hacer los deberes que me ha impuesto mi pepito grillo y voy a acabar de hacer el currículum.

PS: Quiero decir algo. No me resigno ante las circunstancias, sólo quiero decir que las cosas son así y no veo la salida. Eso es todo. Cuando la vea iré hacia ella.

5 comentarios:

Marnie J. dijo...

no deje el ADSL... por la falta que nos hace...
"las cosas son así y no veo salida... cuando la vea iré hacia ella". Me gusta, es resistencia, es otra forma de lucha, más mental que física

Fiebre dijo...

No sé cómo te ha salido esta entrada tan budista.
Mira, a mí no me gusta quejarme mucho (y aquí me oirá poquita gente y comprensiva), pero todos los años desde octubre a fin de año no soy persona. Sólo cobro para pagar.

Son los meses "negros" en los que vivo con 200 euros al mes y no me cortan nada...porque voy echando órdagos entre un sitio y otro.
Pero el estrés me come. Me siento mal, me digo que ¡ vaya mierda de 23 años que llevo currando para no levantar cabeza! y ojalá (bueno, eso no me lo digo juas) me hubiera quedado con mi vida cómoda de piso con piscina, barco, coches y marido acomodado.

Te admiro por ser cómo eres. Por no venderte. Por no renunciar a lo que quieres...

Espera a la primavera, B... dijo...

Gracias Marnie, desgraciadamente, el señor ADSL cobra tributo en forma de euro... no sé hasta cuándo tendrá la suficiente paciencia conmigo.

Espera a la primavera, B... dijo...

Gracias Fiebre, hay tanta gente que de verdad no tiene nada, ni tan siquiera recursos personales (educación, familia, etc.) que quejarse a veces suena a autocompasión.

La autocompasión se esfuma cuando de verdad no llega uno ni a principios de mes, sólo nos queda la humildad. La humildad es saber que todo te lo tienes que ganar tú. Desgraciadamente hay quen piensa que la humildad es sinónimo de que pueden humillarte.

Hace tiempo que me vienen diciendo que debo darme más valor. Yo sé el valor que tengo, lo sé porque genero algo que es intangible, genero futuro, genero conocimiento, genero expectativas y esperanza. Eso está mal pagado, por lo general, se paga la imagen y el poder de engañar.

No entro en ese juego.

De momento no sé en qué juego entraré.

Elena dijo...

Bueno, quizás no deberías leer a Murakami... no entiendo la fascinación que despierta, y menos Tokyo Blues, ah!!!

Es broma, a mí no me gusta nada, pero hay gente que lo idolatra así que algo bueno debe tener, no?

No se que más decirte, hoy ando desganada y con un gripón encima del quince, tal vez tenga fiebre, yo que se.

Así que te dejo un beso por si alguna vez te apetece usarlo.

Saludos, Tony.