martes, 28 de diciembre de 2010

Ciertas verdades que cortan como navajas y que me convierten en el misántropo que soy


Me falta el aire en los pulmones. No sé qué me pasa. No sé hacia dónde voy. Esto es una larga caída, una inútil y tremenda caída.

No sé quién soy.

Me siento hueco y borracho.

Es algo que no sospechaba hace apenas unos años. Era algo que siempre supe que ocurriría.

A veces me pregunto si debí morir en el accidente de coche del 95 y si todo este tiempo de más es, en realidad, un tiempo equivocado, que no me correspondía haber vivido, que no hay ningún plan para mí, que el destino no contempla soluciones para los avatares de mi vida.

Voy a ser muy sincero. Hay días que me digo que hubiera sido mejor haber muerto en aquel accidente, luego pienso en mis padres y creo que lo hubieran pasado demasiado mal y me digo que no, que estoy vivo... durante un tiempo.

No tengo un plan, sólo tengo ganas de que el tiempo pase muy deprisa, muy, muy deprisa, que todo el mundo me olvide. Estas navidades me están sentando muy mal. Creo que necesito unas vacaciones de mí mismo.

9 comentarios:

Amber dijo...

Fíjate que en lo que escribes se vislumbra, a pesar de dar la impresión de lo contrario, ESPERANZA, nuevas y bonitas perspectivas, otra etapa distinta y MEJOR en tu vida, una publicación de tu novela, un Proyecto hiper importante. No me preguntes el por qué de este comentario mío, pero si te digo que puede que, en verdad, algo sí tenga de meiga.
Y es que el hecho de reconocer lo que en esta entrada reconoces es ya un paso muy importante que das. No todo el mundo es capaz de hacerlo. ¡Te felicito por ello! :)

Y piensa que eres SUMAMENTE afortunado en tener esa "segunda oportunidad" de vivir, de vivir de otra manera..., que es posible. Sin embargo, nunca olvides las sabias palabras del zorrito al Principito, "Lo esencial es invisible para los ojos" y si, además, esto lo aplicas en tu vida, verás como no todo es tan negro.

Y las navidades, pues piensa que es sólo un estadio transitorio, impuesto por la sociedad. De hecho, tus navidades particulares se pueden dar en cualquier momento del año... y cuantas veces quieras. Es como celebrar un Thanksgiving a la vida, pero no necesariamente celebrarlo en un cuarto jueves de noviembre,como manda la tradición, si no en cualquier otro momento y tantas veces tu quieras. Lo mismo con la Navidad.

Ánimo que hay muchas personas y "personitas" que te necesitan y quieren horrores, incluidos tus dos meninos, que necesitan de tu presencia en este mundo.

Cuando te asalten estos pensamientos piensa, pues, en el zorrillo y el Principito.

Asolada dijo...

¿Y no has pensado en que quizá la nada sea mayor sufrimiento que el propio sufrimiento?

Nadie dijo que esto fuera fácil, pero hay que exprimirlo hasta el fondo.

De eso se trata y nada más.

Hoba W. dijo...

Morir es fácil, toni, lo jodidamente difícil es vivir.

Puedes dejar ya de morir por ella, empezar a vivir por ti y pinchar de una vez esa burbuja de aire oxidado. Joder, hazle un hueco al aire, escapa por el minúsculo círculo y pinta en las paredes toda una lista de aquellas cosas que te hacen latir.

Es hora de bajar la basura anímica, no crees?

(Te quiero un montón)

Heidi dijo...

Vale más estar perdido por mucho que duela, que irse, dejando posibles sueños en un callejón sin salida ni tiempo...
odio estas fiestas, y me atreveríua a decir que más que tú.
Haz cosas nuevas en el año que empieza...
lo mismo, te sorprendes yendo al cine con una completa desconocida...
Cuídate.
No le des espacio a los pensamientos que intentas hacerse contigo. Sigue caminando sin pararte a pensar de qué llenas tu tiempo.
Un abrazo.
Ciao.
;-P

Espera a la primavera, B... dijo...

Hola Amber, me gusta que veas esperanza y zorros y principitos, no quiero decir nada, quizá tantos días grises contrasten con la luz que brilla en México, el caso es que no estoy muy seguro de qué fue antes, si la niebla o la tristeza, paso períodos así, luego vuelve la primavera... recuerda que siempre estoy esperando a la primavera...

Pásatelo muy bien en México

Espera a la primavera, B... dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Espera a la primavera, B... dijo...

Hasta el fondo lo estoy exprimiendo, Aso.

Espera a la primavera, B... dijo...

Hoba, no sé qué decirte. De veras.

Espera a la primavera, B... dijo...

Haré cosas nuevas, lo prometo, Heidi.