martes, 26 de abril de 2011

Ya no me acuerdo.


Hay días en los que me pregunto si habrás escuchado de nuevo la canción de Los Secretos, esa que dice "... pero a tu lado" y si al escucharla pensarás en mi y en cómo casi me querías. A veces escucho (por puro masoquismo) la canción de Estopa (confieso que no puedo escuchar ninguna de ellos por tu culpa) "Ya no me acuerdo". Y es que la lluvia me devuelve a mí mismo, me centra, me apuntala al presente, me dibuja las certezas en una pizarra Velleda, de color azul sobre blanco y pinto un arcoiris donde el añil nunca es del todo añil, porque rojo sobre azul en este caso queda siempre negro.

Esta tarde ha llovido. Ha llovido a mares, con ensañamiento, con locura, se ha deshecho un pedacito de cielo, a ver quien tapa ahora el agujero, y se ha venido todo sobre mi casa, el desagüe de la terraza no daba crédito a su suerte pensando que que su boca abierta va a parar a algún estómago hambriento, un estómago que no existe o que ninguno de los vecinos ha visto, que no sale en los planos constructivos, que se ha quedado en el despacho del arquitecto que se supone que debió soñarlo.

Llovió a mares, como el primer fin de semana que estuviste en mi casa, cuando tuviste el accidente. Cuando aún parecía que podíamos querernos, pero no, no nos quisimos querernos. Hoy he pensado que me he sentido culpable por no poder hacer que quisieras estar a mi lado y sí al de otro, como tú dijiste "de el primero que pase" ¿se puede ser más cruel? te faltó decir "cualquiera menos tú" y yo... yo, joder. Nunca he merecido algo así.

Así que hoy la lluvia me recordó a otra lluvia. Y ya no importa. Ha pasado más de un año. Me pregunto si te acoradarás de mí alguna vez y si te preguntarás qué pasó conmigo cuando escuches alguna de las canciones... que probablemente ya no son nuestras, que se fueron con el agua alcantarilla abajo.

8 comentarios:

Li..* dijo...

Estaría bien que la lluvia se llevara alcantarilla abajo también la tristeza. Un beso

Espera a la primavera, B... dijo...

Hola Li..*

La tristeza es como el hielo, se saca de la nevera y se va deshaciendo poco a poco. Gracias por estar siempre ahí.

caperucitaferoz dijo...

Si hay algo que nos recuerda a personas eso son, las canciones, estoy segura de que tb le recondarán a tí cuando las escuche. A mí tb me trae recuerdos esa canción de Los Secretos pero ya no me duele.

ana dijo...

No sé que canción me gusta más; si la de los Secretos o la de Estopa...y cada una me recuerda a un hombre muy importante en mi vida que ya no está.
No sé si ellos me recordarán cuando las escuchan. A mí sí me ocurre...pero no se puede vivir de recuerdos.
Así que ahora prefiero escuchar a Maná!
Un beso.

hEto dijo...

Sabia, y sé, que eres un tanto flojo; pero nunca pensé que fueras un cobarde manipulador y censor, de los comentarios que no te favorecen.

Lo tienes todo, tú.


...Y te mereces lo que tienes, capullo.



Un saludo,

H.



PD : Como guardo el comentario que te hice, y este también, dentro de muy , pero que muy poco, te dedicaré un post en mi blog. Donde, por cierto, me leen muchos de los mismos lectores que te leen a ti.

Espera a la primavera, B... dijo...

Caperucita... cuánto daño han hecho las canciones... y cuánto han dicho por nosotros... como decía Serrat: "los recuerdos son cada día más dulces, el olvido sólo se llevó la mitad".

Espera a la primavera, B... dijo...

Maná también tiene canciones chungas... jejeje. Cómo pudiera poder vivir sin aire... cómo podría poder vivir sin ti... uf, eso es casi decir que moriría por ella.

Espera a la primavera, B... dijo...

hEto, si tengo moderación de comentarios es para que no se publiquen inmediatamente. Pero verás, no te voy a publicar ningún comentario más por una razón distinta a eso de que no soporto los comentarios que no me favorecen. El caso es que me han llegado voces de que escribes privados muy desagradables y que rozan el acoso. Así que puedes publicar lo que quieras. No te voy a publicar comentarios porque no quiero gentuza como tú por mi blog.

Me parece que el que se enfada si no le hacen el caso que él quiere eres tú.

Y ya que se supone que entiendes tanto de la psique humana y de las razones que tenemos para dejar de hacer lo que tú consideras correcto, ¿por qué no analizas el contenido de tu blog y me dejas en paz?

No te molestes en contestar o enviar anónimos, no los pienso leer. Tampoco pienso entrar en tu blog, di lo que quieras y publica lo que quieras.