jueves, 14 de abril de 2011

Cambio de registro (Changing of anal exploration) (sospecho que el traductor gratuito de las páginas porno que visito no es el más adecuado)


Mallas negras apretadas, camiseta roja fosforito, infracamiseta tonificante azul sin mangas, zapatillas nike de oferta en decathlon (10 euros cada una). Móvil cargado con canciones de Extremoduro, Los Suaves, Supergrass y Los chunguitos. Auriculares con micrófono incorporado.

Efectivamente, hoy salgo a correr por el campo. Cuesta arriba como los buenos masoquistas. Nada de correr cien metros y pararme. Hoy no me para ni una tormenta de neutrones.

Eso sí, voy en coche hasta el campo, yo no salgo con estas mallas a la puerta de mi casa ni atravieso media ciudad de esta guisa. Deportista sí, pero donde no me vean con estas pintas.

Aparco el coche. Salgo. Huele a campo, a alfalfa, a hierbas de esas, a polvo de los campos. Federico García Lorca debía estar fumado para encontrar rimas en este paraje desbrozado. Al fondo veo los molinos de viento sobre la sierra de las mayolas. El viento cálido acaricia mi rostro.

Estiro los músculos. Todos no, sólo los de correr, e intento tocarme la punta de los pies con la punta de los dedos. Bueno, casi, por lo menos me toco las rodillas. Lo vuelvo a intentar, llego hasta las espinillas. Venga, Toni, que no se diga, a por los tobillos!!!

Se me escapa un pedo.

Un jubilado que pasa por allí me mira con asco, yo le sonrío y le saludo con la mano. El jubilado lleva un palo en la mano que apoya a modo de bastón. Conluyo que es un jubilado ninja en misión secreta. Se aleja de mí girándose de vez en cuando como si no se fiara de mí. Yo tampoco me fiaría de un tío vestido como yo bajándose de un coche, en medio del campo. El jubilado ninja desaparece de mi vista. ¡Hala, Toni! ¡¡a correr!!

Pongo Extremoduro a todo trapo, la canción va acorde con mi gesta, Robe dice "a dónde vas, so payaso", joder ni que me estuviera viendo...

Recorro la admirable distancia de dos kilómetros por un camino polvoriento. Extremoduro se alterna con Marea, con Los Suaves y su peligrosa María... pero se me ha colado una canción de Sergio Dalma y me desanimo. Me paro (y lloro, pobre Sergio Dalma, qué crueles son las tías con él, con lo bien que canta).

Por el camino se me acerca de frente otra corredora, por el ritmo que lleva ésta también está escuchando a Sergio Dalma. Se hace acompañar por dos perros medianos con cara de simpáticos de esos del anuncio del papel higiénico. Cuando se acerca me doy cuenta que es Ana, la administrativa de una empresa en la que trabajé hace años.

Me saluda con una sonrisa. Los perros mueven la cola. Se para y me pregunta que "si voy caminando" y le digo que "sí, voy caminando". Con el poco aliento que me queda le digo que para el verano estaré en plena forma, que ella se ve bien, le pregunto por su marido. Se pone seria, me dice que "ese cabrón ya forma parte de su pasado". Los perros dejan de mover la cola pero siguen con cara de simpáticos. ¡¡Ay, los perritos de Scotex!!

"¿Y qué? ¿sigues trabajando en "Empresas Sarnosas del Ebro"? le pregunto para cambiar de tema. "No, me despidieron hace dos años, se me ha acabado el paro esta mañana" dice ya un poco molesta. "Joder, tía, es normal que hayas engordado, si estás todo el día en casa sin hacer nada..." digo dándome cuenta de que acabo de decir algo un poquitín inconveniente.

El viento se detiene, unas nubes negras tapan el sol por sorpresa, coño, de repente empieza a hacer frío. Ana me mira como miraría la niña del exorcista a alguien a quien hubiese pillado robándole una bolsa de caramelos.

"Hitler", "Satán". "A por él" grita. Intento salir corriendo pero los perros me dan alcance y me tiran al suelo. Mirada inyectada en sangre (ellos, yo no, ¡yo mirada asustada, leñe!). A través de las finas mallas noto que uno de ellos se me sube encima para... ¡me levanto rápido como el rayo! El otro me muerde pero me suelta enseguida, empieza a gimotear y a escupir. El perro salido se le queda mirando como preguntándole que qué le pasa. El que me ha mordido se aleja sacudiendo la cabeza y empieza a echar una babilla blanca por la boca.

"¿Pero que le has hecho a mi perro?" grita Ana "¡Le has pegado la rabia!". Yo me encojo de hombros.

El otro perro me mira sin saber qué hacer. Yo le miro sin saber qué hacer. El bicho se gira y mira a su ama para ver si a ésta se le ocurre algo. Su dueña le mira, él me vuelve a mirar a mí y yo fijo los ojos en él. Empieza a caminar despacito alejándose de mí, no había visto nunca hacerse el loco a un perro, pero mira, diría que éste se lo está haciendo.

Cuando ha desaparecido miro en dirección a Ana. El que me mordió se acerca a ella lastimeramente como pidiéndole ayuda. Ana lo parta con el pie diciéndole "Aléjate de mí, asqueroso".

"Mira" pienso "como a mí en las bodas".

Ana sale corriendo y pasa por mi lado dejando al perro medio llorando. "Capullo, ésta me la pagarás" me dice sin mirarme. Desparece también. Quedamos el perro rabioso y yo solos en el camino. El animalito se me acerca con pena pero a medida que se acerca va poniendo cara de "tú eres el culpable de mi caída en desgracia".

Yo que lo veo salgo corriendo en dirección al coche, el perro sale detrás de mí. En ese momento por el móvil empieza a sonar "Tu eres el vaquilla, alegre bandoleroooo..."

Joder, Toni, ¿no querías correr?

Adelanto a Ana, le toco el hombro y le digo "tú la llevas" y me río. Si es que en el fondo soy un cachondo.

Ya veréis que risas cuando se lo cuente a mis gatos.

9 comentarios:

hécuba dijo...

El traductor que usas está muy bien, TONI. Un poco literal, quizá :D. (No he podido seguir leyendo, luego lo intento otra vez).

Espera a la primavera, B... dijo...

Tengo que pensar en cambiar de traductor... Es un poco largo, el post, espero que no hiera tu sensibilidad

Tiklia dijo...

jajajjaja!!! muy bueno...

hécuba dijo...

No la hiere en absoluto... no podía leerlo porque no podía parar de reír por el título :)

Espera a la primavera, B... dijo...

Ay, Tiklia, se me ha ido la olla...

Espera a la primavera, B... dijo...

No nos dejemosllevar por los tótulos... Dejémonos llevar por el influjo del delorio de este que uscribe: yo

Espera a la primavera, B... dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Li..* dijo...

jajaj aventuras!

Espera a la primavera, B... dijo...

jo-li*(n), cuánto tiempo. Me gusta verte por aquí*, y verte reir...