lunes, 10 de octubre de 2011

Te buscaré en Groenlandia



Dicen que Tesa Arranz, la chica que hacía los coros en Los Zombies, fue la verdadera musa de la movida madrileña, mucho más que Alaska, y yo no sé qué pensar porque a mí, en el año 1980, me interesaba más el Osito Misha y la televisión en color que llegó a mi casa sin ton ni son. Puede. El caso es que hasta he entrado en su facebook porque siguen gustándome las cosas de aquella época, y porque (y esto es verdad) vi el vídeo el otro día por la tele y me dije "yo tengo que saber más de esta mujer". Porque hay algo animal que se intuye en alguien con sólo mirarlo, porque hay movimientos que sabes que son totalmente distintos, voces, almas, que hablan un lenguaje hipnótico. Tal vez todo se resuma en que yo soy alguien raro, que me gustan los cocodrilos hasta que me muerden, siempre doy a algo que me atrae el halo de misterio cuando debería sentir curiosidad por lo que ya es misterioso.

Lo que le gusta a uno lo define. Y después de conocer quiénes fueron Los Zombies me llevé una decepción y al mismo tiempo nació dentro de mi cabeza una leyenda. Porque yo soy muy de historias personales, soy muy de diablesas, de correr detrás de alguien sin querer atraparlo, de salir corriendo de nadie. De desear que seas feliz y de no poder soportar que de verdad lo seas, de volver a estas tinieblas, de saber compartir lo que ni tengo, de soñar siempre con que estarás en Groenlandia, de ganar siempre cuando apuesto a perdedor cuando lo normal sería perder cuando se apuesta a ganador.

Y en esta última frase se concentra todo.

Ya sabía yo que esta entrada acabaría en alguna parte. Siempre que no tengo nada qué decir acabo descubriendo algo, siempre que alguien aparece en mi imaginario llega para decirme algo. ¿Crees en la magia? ¿en el destino? ¿en que nada es casual?

¿No? Pues deberías...

7 comentarios:

Ratos dijo...

Me pasa lo contrario.
Empiezo a creer en la magia cuando las casualidades me envuelven...

Anónimo dijo...

¿Y si te digo que prefiro dejar de leer el libro de turno para pasarme por estos pensamientos tuyos todas las noches antes de irme a dormir?... Me chiflas

Espera a la primavera, B... dijo...

Nada es casual, si tiras del hilo casi todo te lleva a algún lugar en el que ocurre (u ocurrirá) algo.

Espera a la primavera, B... dijo...

Me gusta el concepto reflexivo de estar chiflado. Es una palabra que echo de menos, estuvo en mi vocabulario en mi niñez, junto con el gesto del dedo en la sien girando sobre sí mismo.

Hay cosas que no te das cuenta que van extinguiéndose hasta que, por sorpresa, aparecen de nuevo.

Maeve dijo...

A mi esto de encontrarme la misma canción, el mismo día, en mi muro del Feis y en tu blog se me sigue haciendo raro, por mucho que haya leído hasta la saciedad el poder contagioso de las redes sociales y que todos estamos conectados. Sincronicidad.

Y a todo lo demás, pues sí.

Espera a la primavera, B... dijo...

Creo que tiene su explicación. El otro día en la 2 echaron un programa sobre la movida madrileña. Imagino que muchos quedamos prendados de algo que nos chocó fuertemente... los zombies.

No es contagio sólo de red, también lo es de TV show. Triste pero cierto, maevita. ¿Cómo está tu cuenco?

Maeve dijo...

Lo sé, pero la canción me la regaló un mexicano...

El Cuenco está morido. Te invité a Of The Girl, ¿recibiste la invitación?