lunes, 30 de mayo de 2011

Todo menos la voz


Sé que estuviste a punto de llamarme. A esto de coger el teléfono, respirar hondo y que fuese lo que dios quiera, un dios menor, eso sí, que ni tú ni yo creemos en algo tan importante que deba llevar mayúsculas o s final sin ser plural.

Sé que tuviste el teléfono en la mano y pensaste ¿para qué? ¿por qué? ¿y si no es como espero que sea? ¿Y si no hay nada? ¿Y si el tiempo es de verdad el gran enemigo?

Estuve a punto de llamarte, pero me sangraba el teléfono en la palma de la mano, negro como un pozo de brea, invisible como para no verlo y oírte al mismo tiempo. Estuve a punto de llamarte y preguntarte si quieres que nos veamos, en alboroto, té, café, magdalenas, rozar con la palma de las manos el trigo aún verde, quedarnos asomados al abismo de un silencioso silencio vacío como un cuenco vacío.

Estuve a esto (los dedos casi se tocan) de proponerte la locura de la palabra, saber de verdad el uno del otro y el otro del uno, pero luego me vencieron las certezas. Y me fui acobardando y haciéndome pequeño como un liliputiense bajito, buscando la excusa menos mala, dejándome las palabras en las postadas donde descansan tus libros. Tan tuyos como míos, tan mudos por fuera a pesar de tantas palabras dormidas dentro.

Lo peor de todo fue creer que si no te llamaba yo me llamarías tú. Lo peor siempre es lo que queda de la esperanza después de la espera.

Lloverá. Dicen que aquí lloverá.

Y te imaginaré con el pelo mojado. Y empezaré a vivir de nuevo sin tu voz.

Y a soñarte de nuevo sin tu cuerpo.

6 comentarios:

Alex B dijo...

Hola.
No sé bien cómo he llegado a tu blog, pero de vez en cuando te leo , porque me gusta lo que escribes,aunque no te haya comentado...hasta ahora.
Hoy tu entrada me ha recordado este video, no sé si lo conoces, pero te envio el enlace.


http://www.youtube.com/watch?v=5Drx7TTmMAQ

un saludo.

Espera a la primavera, B... dijo...

No lo había visto, gracias por el enlace. Siempre estamos a punto de llamar y no lo hacemos, a punto de escribir a ese desconocido que de tanto leerlo se convirtió en íntimo.

La vida, a veces, es un "pudo haber sido". Gracias por tus palabras.

Te empiezo a leer y me gusta, hay algo familiar en tus dedos. Curioso que los dos acabemos en B nuestros nombres.

Un fuerte abrazo

Toni

flower dijo...

¡Ay!

De nuevo, pre-cio-si-dad de texto.

¿Ella los lee?

Besicos preguntones,

Amber dijo...

Hola, BANDINI, por aquí estoy de nuevo. He estado muy desconectada de estos lares virtuales por las muchas actividades que me han mantenido fuera de Blogguer.

Pero vuelvo y feliz de comprobar que este tu blog está dando un giro muy significativo: tus letras destilan optimismo y, sobre todo, esperanza, esperanza a raudales y eso es encantador. Preciosas entradas éstas últimas.

Besitos varios,

Ámber

Espera a la primavera, B... dijo...

Me gusta que te guste flower. No, no me lee. Me parece que olvidarme resulta muy fácil.

Espera a la primavera, B... dijo...

Qué bueno volver a verte por aquí. Espero que todo te esté yendo bien. Yo sí te leo, o al menos lo hacía.

Bienvenida, esta es tu casa.