sábado, 24 de julio de 2010

Pues igual es el calor

Creo que estoy llevando las cosas demasiado lejos. No está bien y joder, no va conmigo, es la rabia.

Estoy cansado de que nada me salga bien, estoy cansado de no contar para nadie, de callar y aguantar. Sólo es la rabia.

Mis disculpas vayan desde ahora por adelantado.

Y sí, me estoy volviendo loco. Un día de éstos no voy a poder parar a tiempo, un día de éstos se me saldrá el eje y se desparramarán los cojinetes por el suelo.

8 comentarios:

Asolada dijo...

Bueno, mientras sea verano sigue existiendo la posibilidad de disculparse a uno mismo. Todo es culpa del jodido calor éste, te lo digo yo.

Y si hay que desparramar lo que sea... desbarrar suele ser otra buena alternativa :)

Un beso, Toni

Doamna care plânge dijo...

Un dia de estos va a explotar :)

Mario dijo...

Es lo que tiene el calor, que enloquece todo lo que toca...
Es lo que tiene estar como una puta cabra, que escribes con ganas, que sumas, que sigues, que das calor y que, encima, lo haces bien.
Las calores, sea cuales sea sus naturalezas, sus orígenes, vienen para enfrentarse a la cordura...

Me gusta lo leído antes, bien guionado, y lo que motiva este comentario medio loco de calor...

Un saludo

Mario

Elena dijo...

Pues a mí solo se me ocurre darte un abrazo. Supongo que no te apetecerá uno cálido de esos que abrigan, dado el calor que hace.

Así que me pongo hielo en los brazos y me mojo el pelo, por si necesitas refrescarte el alma.

Un beso muy grande, Toni.

Espera a la primavera, B... dijo...

Asolada, al final se ha ido el calor... pues no era el calor.

Espera a la primavera, B... dijo...

Sí, explotaré (y a muy poca gente le importará)

Espera a la primavera, B... dijo...

Mario, el calor está dentro y no fuera. Será que la llama arde después de todo.

Espera a la primavera, B... dijo...

Abrazos de hielo. Suena bien, mucho mejor que abrazos helados.

Gracias, Elena.