martes, 6 de julio de 2010

Nada más

Sé que no debería hacerlo, que no debería estrellarme contra esa pared que es el destino, no al menos de forma voluntaria, para regresar al punto de partida.

Sé que no debería temblar de ausencia (que es lo mismo que de frío pero desde dentro hacia afuera), sé que no debería encontrar esa salida fácil con la facilidad que la encuentro. Y sin embargo...

Si miro hacia atrás puedo ver un giro de 360º, veo el mar y el sol y la playa pero desde una oscuridad insomne. Veo los días pasados como si los hubiese visto en una película en blanco y negro, como si la realidad fuese en cinemascope, y de golpe, hubieran quedado obsoletas cientos de millones de escenas a las que entregué mi alma.

Mi alma. ¿Cómo estará cuando la encuentre? ¿Dónde la habrán enterrado?

Yo y mi infierno. Este blog y lo perdido. Este infierno en el infierno, estas ganas de vivir pero no hoy sino de aquí a un tiempo.

3 comentarios:

Genética Inexacta dijo...

Tampoco te recomiendo que entres en una burbuja atemporal, niño de letras.

Tu alma es tuya, a ver si la guardaste tan bien que ahora no sabes donde está, solo déjate llevar y verás como te das de bruces con ella.

Se te quiere desde este este algo mas al oeste que el tuyo.

Espera a la primavera, B... dijo...

Te mando una nube.

Ayer leí las entradas de hace un año. Me arrancaste una sonrisa.

Un beso desde este norte-oeste-este (qué lío)

Amber de Alma Divine dijo...

Tu alma volverá a sonreír, tengo una fuerte corazonada...

Te abrazo a AlmA AbierTa,

Amber