miércoles, 26 de agosto de 2009

Hoy, miércoles


Si pudiera volver atrás en el tiempo... haría lo mismo que hice en los mismos momentos, consciente de que cada paso que di, equivocado o no, me llevaría hasta este instante en el que escribo esto. Tendría miedo a alterar con un mínimo gesto el transcurso de todas las horas que hubiera entre ese movimiento y el hoy de este presionar teclas. Viviría con tanto cuidado de no tocar nada de más... viviría con tanta ansia de llegar a tiempo a los sitios para hacer lo que tuviese que hacer en el instante preciso...
Porque al final, la vida está hecha de experiencias que lo moldean a uno, que lo llenan de miedos y de esperanzas por igual, y no me arrepiento de nada y no dejaría nada por hacer porque igual no sería hoy el mismo que sueña, vive, tiembla de miedo y de esperanza. No sería el mismo y, sincermente, hoy, estoy me siento a gusto de sentir las cosas de esta forma particular, tan mía, tan extraña y tan natural, que no concibo nada mejor para el niño que fui. Si hoy rindiese cuentas con el niño que fui (si tuviera a mi cargo a un niño pequeño) le diría "tengo un drácula en el congelador" y sonreiría. Las cosas a veces tan sencillas como inevitables. Supongo que la interpretación que hagamos de ellas es de lo que depende nuestro bienestar.

Y si todo es relativo, si estoy equivocado, tampoco tiene importancia ¿no?

4 comentarios:

Al golpito dijo...

Pienso que no debemos arrepentirnos de las cosas que hacemos ... sí de las que dejamos de hacer ...
Esa horrible pregunta de ... "¿y si ...?" no debe aparecer mucho en nuestras vidas ...

Ankara dijo...

No sé si será que yo pienso demasiado (creo q sí) pero a veces también pasa que no sólo nos tortura el "y si..." sino también el "y si no lo hubiese hecho?" Porque a lo largo de la vida vamos tomando decisiones y siguiendo caminos que, por narices, dejan de lado otros que nunca sabremos cómo se habrían desarrollado.

La verdad es que yo no puedo no arrepentirme de algunas cosas pero lo que no haría sería cambiarlas, porque aunque me arrepienta una y mil veces, como tú dices, todo lo que hemos hecho nos ha traido a este mismo momento, y me gusta el momento :P

Anónimo dijo...

la chica de la bicicleta, és ella, maja, guapa por dentro y por fuera, como tu, carita de magia por dentro y por fuera. Hoy he llorado mucho, mucho mucho, hemos hecho un mar, y en la tristeza he hablado con la chica de la bicicleta, que me ha confortado, la soledad aquí sigue, pero seguiremos adelante, sigue tu también, sin arrepentimientos, con esa carita de magia, y afrontando todo, al menos, con dignidad, que lo intentamos, que no se diga no?

un beso carita de magia

Anónimo dijo...

perdón, no me he identificado, era yo, la chica de los ojos de brillo de luna.