miércoles, 16 de marzo de 2011

La mano distraída

Hace unos días me di cuenta que Ulises siempre se ponía a dormir a mi lado izquierdo y me pregunté el porqué. Hoy lo he descubierto.
Se tumba siempre al lado de la mano que siempre dejo fuera del edredón. La mano con la que distraídamente lo acaricio.

11 comentarios:

El missatger dijo...

Estos lindos gatitos...
Salut!

Loba dijo...

el otro día entré y tu blog no existía... no vuelvas a darnos un susto así, me encanta leerte aunque casi nunca te comento

un abrazo

Nanete dijo...

La mano distraída... he pensado que era una evocación onanista y luego me encuentro con algo realmente....... (me niego a decir dulce).

jordim dijo...

los bichos no son tontos.

Hoba W. dijo...

Ulises no es tonto y se acurruca (como me gusta ese verbo, toni.."acurrucar", no puedo pronunciarlo sin enroscarme) en el lado más cercano a tu corazón..

Espera a la primavera, B... dijo...

Los lindos gatitos son fieras pardas y destrozasofás... y yo, su inquilino.

Ay, Dragonblanco, voy mucho por tu tierra ahora...

Espera a la primavera, B... dijo...

A veces necesito huir, eso es todo, siempre vuelvo...

Espera a la primavera, B... dijo...

Ay, Nanete, si Onán levantara la cabeza... (en lugar de otras cosas)

Espera a la primavera, B... dijo...

Si, jordim, de tontos no tienen un pelo... y mira que tienen... (y por toda la casa)

Espera a la primavera, B... dijo...

Acurrucar es un verbo de necesidad básica, como el pan, la leche o los huevos, la oms debería reomendar una cantidad mínima diária.

Las Espirales de Brígida dijo...

Me pasa lo mismo con Merlina del lado derecho.
Saludos, felicidades, me gusta cómo escribes, estaré visitando