lunes, 21 de marzo de 2011

Espera a la primavera, Bandini


Tú leías "Espera a la primavera, Bandini", imagino que de color amarillo Anagrama, sentada en un autobús camino de un concierto, mientras yo veía a María, y a Svevo y a Arturo y a Rosa por las calles de un pueblo de Colorado esperando a subirse a ese mismo autobús. Antes había vivido preguntándole al polvo algunos porqués que nunca fueron resueltos, allí encontré el caos maravilloso de un hombre extraño. Sólo pude comprenderlo cuando me juró que, de niño, esperaba a la primavera.

Hace alugnas primaveras que éstas no son tales. Son como cortometrajes, vacíos y traidores de comedias románticas al más puro estilo americano. Confieso que sigo esperando a la primavera, llevando de la mano a Arturo Bandini, por las calles desiertas y heladas.

Si hay algo que tenemos los que no tenemos una tierra que nos quiera es la ilusión de que las estaciones sí nos querrán, que la primavera siempre vendrá a llevarse el invierno, que vendrá a darnos ese calor que el roce con el mundo no da.

El vaho al respirar que llena de fantasmas las noches termina.

Ha llegado la primavera, Bandini.


8 comentarios:

Amber dijo...

¡Ánimo, Bandini, que esta es tu estación!

Y no, no "te" leía en el bus camino de un concierto... Y sí, si te/lo leía en otro bus, un Greyhound camino de Nueva York..., procedente de Grand Junction, CO. Yo contaba, apenas, con 17 primaveras.

Y no te olvides de disfrutarla... La estación y la vida... No es tan díficil, sólo es cuestión de proponérselo.

El missatger dijo...

La primavera siempre vuelve, Bandarra, sobre todo en el Corte Inglés.

Abrazos.

El missatger dijo...

Por cierto, si sube por mi tierra hágamelo saber.
Salut!

Heidi dijo...

Sé Feliz!
Ciao.
;-P

Espera a la primavera, B... dijo...

Amber, a veces uno se descubre en la imagen de una película vieja, en una estación de autobuses, con un libro en la mano, con el gran verde y el árido amarillo trazando arcoiris en el cristal de un viejo coche de línea.

Eres nómada, Amber. Lo sé. A veces, cuando te leo tengo la sensación de que detrás de la mirada que observa hay unas piernas que quieren salir corriendo.

Espera a la primavera, B... dijo...

El anuncio del Corte Inglés de este año no lo descifra ni Freud, Miss Atger.

Espera a la primavera, B... dijo...

El miércoles voy a Girona, pero es posible que no vaya solo. En esos casos de negocios... subiré más veces.

Un abrazo

Espera a la primavera, B... dijo...

Tú también sé feliz, mofletes sonrosados.