sábado, 11 de julio de 2009

Todo lo que soy


Hoy he aprendido la diferencia entre el ser y el tener, la diferencia entre la promesa y los hechos. Hoy ha sido uno de esos días en los que el sol brillaba sólo cuando las nubes le dejaban, sin embargo ha sido un día lleno de minutos de cálido e intenso sol.
- Han salido una veintena de pompas pequeñas del bote de Fairy de forma espontánea y me he acordado de Cova.
- He comido con Montse y estaba radiante.
- He hablado con Ángela por teléfono y nos hemos reído un rato y luego hemos hablado de los padres.
- He cenado dos veces
- He comprado dos natillas a un euro
- Dormiré en sábanas recién puestas.
- He hablado con Elena por teléfono
- Monik me ha enviado un pps que me ha hecho sonreír.
- He abierto mercado en Canarias
- Y la sidra seguía de oferta en el Eroski de detrás de mi casa.

Imagino que las nubes también tienen nombre, pero hoy me lo salto.

Estoy cansado y sin embargo no puedo dormir. Creí que podría cambiar escribir por dormir pero por lo visto siguen existiendo cosas que nunca sabré hacer del todo. Como prometer que voy a dormir en cuanto me vaya a la cama, como que voy a poder dejar de escribir en el blog.

Creo que daría mucho por que ciertas personas me hubiesen cogido el teléfono hoy, me hubiese gustado que otras me hubieran llamado por inciativa propia. Y sin embargo aquí estoy, a las dos de la madrugada, sin poder dormir, tentado de escribirle a alguien para alargar algo parecido a la esperanza, las dos y me voy a la cama. Leeré a Murakami, quizá entre en ese blog en el que no he entrado en todo el día por miedo a que me queme lo que haya.

Ahora ya me conocéis mejor. No suelo cumplir promesas... sólo quiero poder dormir.


PS: Al final entré en ese blog y, por supuesto, me quemé. Siempre he sido un iluso.

4 comentarios:

Fiebre dijo...

¡Ay mi niño!
No eres un iluso.
Sólo eres un chiquilín de cristal, con las neuronas de un adulto.
Un niño bello, construido de piezas Swarosky...espero que no te hagan daño, mi pequeño Toni...

Un beso de esta cínica de la vida.

Espera a la primavera, B... dijo...

Tenemos el corazón hecho de critalitos, Fiebre, como si antes hubiera habido ahí algo antes, algo que se hubiese hecho pedazos hace tiempo.

La vida hay que tomarla con cierto cinismo para sobrellevarla pero el cinismo es como el cloro, un poco desinfecta, mucho te mata.

Un beso, fiebre.

Jose Miguel dijo...

Cuando duele el alma no hay analgésicos que valgan. Pero las estrategias para sobrellevarlo son el olvido a través de amigos, el calor de los que no te dejan solo. Pero solo de frente un toro se lidia de verdad. Expandir el alma es un proceso doloroso pero transforma a la persona, es como la forja de una espada, el calor la ablanda y los golpes la modelan, de la mano de quien la forja depende que sea una espada o un garrote.

hécuba dijo...

Me gusta haber formado parte de tus momentos soleados, Toni.
:)