martes, 14 de julio de 2009

A lo que el deseo (o la cafeína) me empuja


El universo se ha vuelto del revés en una espiral acrobática. Si me hubieran dicho que mi mente era capaz de crear "eso" no me lo hubiese creído. Creer, crear, ya sabes, todo, al final, está hecho del material de los sueños.

Creo, sinceramente, que uno es aquello que desea, es más, diría que uno es deseo puro, voluntad, determinación. También creo que el destino es, en realidad, hacia donde apuntamos. El destino lo elegimos nosotros un buen día y desde ese día tendemos a él. ¿Qué destino elegí? ¿Cómo era aquello de que el barco que no sabe adonde va no arriba a ningún puerto? Supongo que elegí uno. Uno que perdí de vista, como se pierde de vista la costa cuando estás en el mar y sólo ves agua por todas partes. Nunca he sido un experimentado navegante, creo más bien que soy de tierra firme.

¿Por qué he desoído a todos los que me decían que tenía un talento innato para algo concreto? ¿Por qué a mis treinta y ocho años deseo y tengo la oportunidad de empezar no de cero sin de más muchos? Creo que porque, por alguna razón que no entiendo, han confluido circunstancias y personas en mi vida que han hecho que todo desemboque en un día como hoy, un día en el que he tomado una determinación.

Es como si arrastrase un error cometido a una edad temprana y el resto de mi vida fuese una justificación de aquella decisión. También creo que si no hubiese sido por aquella presunción de infinita fortaleza que me empujó a aquello y que me ha hecho echarme a la espalda toda una responsabilidad que no era mía, no sería el hombre que soy ahora. Y no es que esté orgulloso de lo que soy; es que soy así. Y puedo aceptarme o no y en esa disyuntiva prefiero aceptarme.

Creo que era Nietzsche que decía que uno podía soportar estóicamente su destino o amar su destino. Amar el propio destino significa ser. ¿Qué importan las circunstancias si eres y eres de verdad tú? (Vale, Nietzsche acabó mal de la cabeza y murió totalmente perturbado, pero eso nos lo vamos a pasar por alto tú y yo).

Hoy he tenido uno de esos días lúcidos (me he tomado dos cafés y dos coca-colas light) y he atado cabos sueltos. En realidad todo empezó ayer.

¿Qué me queda por delante? ¿una nueva etapa? Ojalá. Lo que me queda por delante es la cristalización de un deseo que ya estaba latente en aquella decisión de mi adolescencia. Aquella decisión fue una dicotomía, elegir entre dos caminos. Hoy sé que elegí los dos y sincermente, no se puede elegir las dos opciones como no se puede ir a la derecha y a la vez a la izquierda en un cruce. Yo lo intenté. yo iba por un camino y mi deseo iba por otro.

Los que entráis en el blog participáis de mi sueño. Gracias por abrirme los ojos, de veras. Nada ha sido gratuito, cada palabra vuestra ha sido como una gota necesaria para que acabase germinando la semilla de mi deseo.

Ahora, es hora de que los sueños se hagan realidad.

8 comentarios:

Concha Barbero de Dompablo dijo...

¡Vaya día que llevas, hijo! También yo le tengo ssssagerao. SI tengo un rato, un día de éstos te lo cuento.

Me marcho, pero ya te dejaré una notita. Me encanta seguir tu proceso. Es muy interesante, sobre todo porque mi deseo de poner en marcha mi deseo partió de aquélla misma casa virtual de Álex en la que me di cuenta de que tú también debías seguir tu deseo.

No repaso la redacción por las prisas, pero que conste que lo de poner la palabra deseo varias veces es a propósito ;-)

Fiebre dijo...

Pues gracias por la parte que nos toca.
Yo sólo te puedo decir: Escribe, toni, escribe ;)

Lástima que será demasiado pronto, a primeros de agosto, cuado esté con la pata en alto; pero como me hubiera gustado leer algo tuyo y "pavonearme como un pavo real"... Yo leo el blog de este escritor je!

Gata dijo...

cositaaaaa ;)))
q si hombre q si, que tu vales, si ese don del q hablas es el de escribir como que si, sino pues ...coño! q tu vales! ;))
olee!! yuhuuuu!!
(es q me he tomado una cervecita hoy tb para aguantar el gimnasio ;P)
besos

Nebroa dijo...

Yo sólo vengo a empujarte aun más, si es que lo necesitases :)

hécuba dijo...

La foto de la entrada me parece preciosa, toni. Hace juego con tus palabras. Y sí ya es hora de que los sueños se hagan realidad y de que los deseos se materialicen.
Espero que la coca-cola light haya sido sin cafeina, porque sino mal vas a domir entre eso y los cafés :)

Ankara dijo...

Uy! Pero si has vuelto y no me había enterado!!!

Tendré que ponerme al día ya mismo!

Me alegra que estés de vuelta ^^

Concha Barbero de Dompablo dijo...

"¡Maestro, busco pero no encuentro! -Cesa de buscar y provoca las condiciones adecuadas para recibir!"

Alejandro Jodorowsky

Buen día.

amanda dijo...

Los sueños no se cumplen, Toni, se trabajan. Y estoy segura de que a ti te ha llegado el momento de recibir tu nómina.

Feliz jornada laboral.