jueves, 16 de julio de 2009

Espera


Cuando te espero mis manos se meten en mis bolsillos sin que yo pueda evitarlo, como si fuesen animales de madriguera. Esperarte no me cansa, me llena de minutos el día, cubre los espacios en blanco con las palabras que te diría, esperarte es, sin que me de cuenta de ello, la mejor parte de mi tiempo, la gota que colma el vaso sin derramarlo, la luciérnaga que no se apaga, el recuerdo de mi tardes de verano cuando era niño.

Esperarte es lo que espero todo el día. Aunque no vengas.

7 comentarios:

Concha Barbero de Dompablo dijo...

Muy bonito.

Llegas, porque expresas aquello que la mayoría de los hombres no dicen así(aunque lo piensen). Conectas con el género femenino :-)

Sí señor. La sensibilidad es un valor muy necesario hoy día.

Anda que no dirás que no te tiro flores... ;-)

Ankara dijo...

Qué bonito!

Ojalá que, aunque no te moleste esperar, al final acabe llegando y puedas decirle todas las cosas que se te ocurrieron en la espera, que seguro son tan bonitas como estas.

Un abrazo

Espera a la primavera, B... dijo...

Concha, el género femenino tiene sus propios cánones de conexión. Yo estoy fuera de esos cánones, no me importa. Escribo lo que siento (aunque a veces me callo cosas). Uno, soy una persona extremadamente sensible porque me afecta todo.
Ni te imaginas lo que daría por tener un poco más de fortaleza emocional.

Dos, no me gusta el mundo de los hombres, es cierto, no me gusta un mundo donde no puedo expresar mis sentimientos y donde se me exige formar parte de algo que considero una gran mentira. En ese sentido soy asocial. Aunque no me cueste hacer amigos y caiga bien a casi todo el mundo.

Tres, quizá la sensibilidad sea un bien necesario hoy en día, a mí, en estos momentos me sobra. ¿Es posible un trasvase de mí al mundo y que yo me quede vacío un tiempo?

Gracias por las flores, Concha, las pondré en un jarrón con agua, y las miraré una y otra vez para recordar que tú me ves con los mismos buenos ojos con los que, probablemente, yo te veo a tí.

Un beso.

Espera a la primavera, B... dijo...

Nunca estuve de acuerdo con la canción de The Beatles, aquella que dice: "Y al final, el amor que recibes es igual al amor que has dado". No es verdad, no existe el equilibrio, no existe el equilibrio en las relaciones humanas. Gracias por tus deseos, Ankara, se me suelen ocurrir muchas cosas y ¿sabes? antes nunca las guardaba, salían, volaban, el mundo era el viento y ellas unas cometas. Ahora las suelo guardar, son como los cromos de temporadas pasadas: artículos de coleccionista.

Un beso

Concha Barbero de Dompablo dijo...

"...no me gusta el mundo de los hombres, es cierto, no me gusta un mundo donde no puedo expresar mis sentimientos y donde se me exige formar parte de algo que considero una gran mentira".

Eso es justo lo que quería expresar. Demasiado machote forzado a ello, quizás por haber sido frenado desde pequeño a serlo.

Y, mira, si ves que tal... abre la compuerta de la sensibilidad y vacíate un poco, a ver si les llega a otros y se equilibra más la cosa :-D.

De todas formas, no saben ellos lo que se pierden... De alguna manera, ser extremadamente sensible te hace mas feliz, porque hace que vivas todo con más intensidad (las ausencias y las penas también, claro), aunque a algunas personas les cueste más dar con alguien de la misma "categoría" interior. Para eso está muy bien lo de quererse mucho uno mismo, porque te administras la sensibilidad que quieres.

Quizás he dicho algunas tonterías y otras obviedades, pero no por ello menos ciertas, jomido (apócope de hijomío:-), que así nos llamamos una amiga y yo, jamida de la praderosa :-)

Tereza dijo...

Que bonito es esperar, pero sólo cuando sabes que quien esperas va a llegar.

Espera a la primavera, B... dijo...

Ay, Concha, qué complicado es todo y qué tocahuevos estoy estos días...

Perdona si mi tono no parece comedido, es que estoy más allá que acullá.

Un beso, Concha.



Tereza, si no viene a quien esperabas, vendrá alguien a quien estabas esperando sin tú saberlo. Supongo que lo importante es la actitud y la perseverancia.
Ahora mismo estoy en Google Earth y encima de Toluca, así que, en cierta forma, estoy cerca de ti.

Un abrazo

toni