jueves, 10 de marzo de 2016

Por si la niebla nos deja ver



A veces necesito la calma de entrar aquí, no sé si como a un santuario de ideas o como a una corriente que me lleva. Imagino que las dos cosas.

O ninguna.

No sé el porqué pero cada cierto tiempo busco la cueva y me voy a ese lugar donde parar y respirar, donde sentir que todo va a ir bien, que tarde o temprano se abrirá la caja de Pandora y estará allí la esperanza aguardando.

Me gustaría creer que ese día cada vez está más cerca.

Que al final del camino estarás ahí

Que todo esto valió la pena.

Y que en esta vida me reencontré contigo después de tantas otras vidas...

... después de tanto oleaje.

8 comentarios:

Amapola Azzul dijo...

Bien. Mereció la pena. Un abrazo.

Jo dijo...

esto está cargado de esperanza.

como el hubiera.

Anónimo dijo...

Los oleajes van y vienen, este refugio lo es, siempre, entre marejadas, y tu eres un refugio siempre que te leo.

Besos Toni

S.

Sasha dijo...

La esperanza... No hay nada mejor ni peor que la esperanza. Mejor porque te mantiene con vida, con ilusiones, con expectativas de promesas de futuro. Peor porque casi nunca la realidad del presente, cuando el futuro se convierte en presente, es lo que te tenía prometido la esperanza.
Pero bueno, hasta que ese futuro no llega, oye, de algo sí que sirve ¿no?

http://lookingforaheero.blogspot.com.es/

Espera a la primavera, B... dijo...

Siempre merece la pena, Amapola. Incluso cuando lo parece.

Besos

Toni

Espera a la primavera, B... dijo...

El hubiera... o el pudiera haber sido...

Dicen que la frase que más se repite cuando estás en el punto final siempre está ahí, en esa determinación inacabada, en ese gesto reprimido.

Besos

Toni

Espera a la primavera, B... dijo...

Gracias por compartirlo, mi sirena allende de los mares, mis ganas de volver y mis ganas de que vengas.

Más que besos

Toni

Espera a la primavera, B... dijo...

La esperanza es el compañero de viaje del deseo. Sin esperanza veríamos nuestros deseos inalcanzables...

Imagino que el deseo es el motor y la esperanza la gasolina.

O algo así.

Me gusta como escribes

Besos

Toni