miércoles, 20 de enero de 2016

Otro día más en la caverna


Cada día que pasa me siento más absurdo entrando a escribir en el blog. Me gusta leer los de los demás, pero casi nunca comento posts, creo que lo que me sale decir está de más. No sé el porqué, pero en los últimos tiempos tengo la sensación de que nada realmente bueno sale de mí.

Algunos blogs que sigo han ido creciendo, han mejorado (bajo mi humilde punto de vista) en su forma de expresarse, quien escribe evoluciona en la forma y en el fondo. A veces me quedo embelesado y no sé qué decir. Siento algo parecido a un enamoramiento, yo me enamoro de la gente que crece, que son capaces de excavarse hasta encontrar sus tesoros, sus miedos, sus pasados y sus deseos.

Algo que observo es que cuanto mejor se escribe más positivo resulta lo escrito, hay como una propensión a expulsar lo agrio que corrompe al duende que escribe. Y pienso en cuántas veces yo hago lo mismo y me pregunto si esa fealdad no será, en realidad, lo que transmito de mi.

Supongo que me he hecho mayor.

Ayer lo pensaba. Estoy cansado. Voy cansado a todas partes. Antes creía que podía recuperar tiempo perdido, pero ahora sé que no. Quizá esto sea eso que llaman la crisis de los cuarenta.

Habrá que ir viendo qué sale y en qué queda.

5 comentarios:

Jo dijo...

confieso que hab+ia acudido a tu blog mucho antes de comenzar siquiera a atreverme a comentar algo.

uno se siente poco inteligente, torpe, absurdo o hasta impertinente.

escribir siempre salva. de eso estoy convencida
escribir para nosotros lo es aún mas

Luna Méndez dijo...

Yo tengo una lucha constante con lo que escribo, y aunque lo hubiese intentando, no habría podido expresarlo mejor que tú en esta entrada. Así que: amén.

Si te sirve de algo, yo veo el crecimiento en tu blog y no es, para nada, negativo.

un abrazo.

Espera a la primavera, B... dijo...

Mi profe de novela me dijo algo así como que uno debe creer que no sólo se está salvándose a sí mismo, sino que ha de tener la convicción de que está salvando al mundo; que el mundo no puede continuar sin que todo el mundo conozca lo que llevamos dentro. Y añadía que para eso hacía una dosis muy grande de narcisismo. Los que escriben lo hacen desde un pedestal.

Gracias por escribir este comentario.

De veras.

Besos

T

Espera a la primavera, B... dijo...

Luna, ¿qué decir? Sigue luchando. Dicen que quien ha probado el campo de batalla nunca vuelve, pero también dicen que al que le gusta, sólo piensa en volver a él.

Hay que estar loco para luchar en guerras que nunca ganaremos, pero al mismo tiempo no tenemos otras armas que las palabras para defendernos del dolor del mundo.

Así que, bueno, escribir, acabaremos aprendiendo a hacerlo. Todo evoluciona, supongo que evoluciona de tal forma que siempre lo hace por delante nuestro, y nosotros intentamos alcanzar algo que nunca estará tan cerca como para ni siquiera rozarlo con la punta de los dedos.

Gracias por entrar y dejar tu huella.

Un beso

T

ella azul dijo...

Porque todo está dicho...¿qué añadir? A mí también me cuesta mucho comentar...
Me gusta tu blog. Me gusta tu crisis.