domingo, 1 de febrero de 2009

Llueve


Hoy ha sido un día extraño, vacío, lento, frío, feo, húmedo. Ha sido como si se me hubieran caído la careta que llevo frente al mundo. Hoy me he mirado al espejo y he comprendido que no soy tan diferente, que tengo el alma reseca como el fruto de una nuez añeja y que basta sólo romper el frágil cascarón para ver que casi todo es vacío. Hoy ha sido un mal día. Un día de perros. No creo ni que mi alma se haya levantado de la cama, se ha quedado ahí, entre las sábanas, avergonzada de que yo sea ella y viceversa, cansada de este tono vital tan triste y hecho de niebla, vencida y olvidada como una ciudad próspera en el pasado y ahora abandonada. Hoy me pesa ser quien soy y empiezo a pensar si valdrá la pena reconstruir lo que soy o empezar de nuevo en otro lugar y en otro tiempo.

Llueve.

2 comentarios:

Concha Barbero de Dompablo dijo...

Hoy ha sido un día creativo, por lo que veo... Nada vacío.

* SINE DIE * dijo...

No existen los días vacíos...así que no pienses tanto y vive más, toni..

;)