lunes, 17 de mayo de 2010

Cerrado

Este blog cierra temporalmente. Cierra por desesperación, por incomparecencia de lo que he sido hasta hace sólo unos meses. Este blog queda en suspensión, como las motas de polvo a contraluz, queda definitivament hueco, acaba siendo la concha sin el bicho que lo habita.

¿Seguiré escribiendo? Probablemente sí pero mi intención a día de hoy es no seguir haciéndolo aquí.

¿Decepcionado con el mundo? Decepcionado. Y no me sirve aquello de que uno proyecta lo que piensa, que todo está dentro de nosotros y todo eso, que pensar que el mundo es una mierda es lo que lo convierte en una mierda. Ni hablar de eso.

Debo de valer muy poco para que siempre me pase lo mismo, debo de ser un idiota por pensar que en algún momento he tenido alguna oportunidad de que me quieran por lo que soy y no por lo que tengo.

Siempre acabo volviendo pero no sé por qué algo me dice que esta vez no va a ser así.

También estoy seguro que, tarde o temprano, nos volveremos a encontrar.

Hasta siempre.

14 comentarios:

hécuba dijo...

Acabo de llenar mi balcón de flores naranjas y amarillas y sin embargo en estos momentos ya no soy feliz.
Un beso, toni.

Elena dijo...

Llevo muchos días leyéndote sin decir nada. Y sintiendo que en cada una de tus palabras ibas dejando tambien un poco de mí.
Se lo decía el otro día a Hecuba en su blog. Es increíble esto de lso blogs.
A veces lees cosas y dudas y piensas si lo que acabas de leer no lo habrás escrito tú en plena fase sonámbula o algo así...

En fin, que me apena tu adiós. Si te sirve de consuelo yo he cerrado mi blog un par de veces y he vuelto. Sabes por qué? Porque nada ni nadie se merece que renunciemos.

No vales tan poco y seguro que no es cierto eso de que no te quieren o que te quieren por motivos distintos a los que tú quisieras. Probablemente no te quieran como tú deseas, tal vez no te quieran del mismo modo en que tú lo haces. Se de lo que hablas. Pero leyéndote, me resulta imposible creer eso que dices, aunque no te conozca de nada.

Creo que me he hecho un galimatías yo sola y que no he sabido explicarme.

En fin. Que hagas lo que hagas yo seguiré pasando por aquí de puntillas, como siempre. Por si algún día decides regresar.

Un beso y suerte.

Rizar el rizo dijo...

Una dudosa despedida sin duda. Qué decirte, pro mí me encantaría poder seguir disfrutando de tus letras, pero si necesitas un tiempo de paz estás excusado por mi parte. Espero que te siente bien el descanso y que vuelvas con las fuerzas y la decisión de cómo u dices, nunca has tenido. Te echaremos de menos

Genética Inexacta dijo...

Jolines Toni....

Esmeralda dijo...

No me despediré porque “hasta siempre” nunca fue un adiós ¿recuerdas? Cuando te apetezca, déjame saber de ti.

Fue un placer encontrarte.

Concha Barbero de Dompablo dijo...

"Debo de valer muy poco para que siempre me pase lo mismo".

No, sí que vales, lo vemos todos los que te leemos. Hasta yo, que tengo tu blog enlazado entre unos cuantos "místicos" :-) que nada tienen que ver con el tuyo.

Quizá podría ser:

Debes de creer que vales muy poco para que siempre te pase lo mismo.

Lo siento, si no lo digo, reviento.

Tú dame, que no me importa ;-)

(Esto que acabo de escribir me recuerda a una boda en la que un camarero manchaba a mi hermano constantemente. Con los postres, le dio con la bandeja en la nuca y le pidió perdón. Mi hermano le dijo: "Dame, dame, si ya me gusta":-)

Pero si necesitas descansar de esto, genial. Piensa en lo que necesitas tú. Las cosas salen mejor así. Parece egoísmo, pero es lo contrario. Estás bien y no demandas. Como mucho, das.

Ya me marchaba, lo siento :-)

pecadocapital79 dijo...

Che que triste desconozco tus motivos pero te he leido mas asiduamente de lo que crees y te tengo como un hombre muy cabal e inteligente, asi que cualquier motivo seria logico, nos leemos (ceo que si ya ves).

Un abrazo.

Olga Taravilla dijo...

Siempre libre, para irte y volver cuando quieras. Te envió un deseo (imagina una hoja en blanco) para que puedas escribir en él.

Fiebre dijo...

Toni...Toni...te leo y no sé qué hacer contigo.

Nunca he comprendido porqué manejas tanta desesperación, tanta tristeza..

Supongo que tú tampoco entiendes mi superficialidad y mis "salidas de pata de banco".

Y aún así me gustas.

Gata dijo...

Ni q decir tiene q ya sabes donde estoy, y que puedes llamarme a la hora que sea el día q sea para charlar de lo que sea. Sé q lo sabes, espero q lo sepas, q lo uses, q sepas q no son sólo palabras.
Estoy
besos y fuerza mi querido amigo
un abrazo grande (pd: con el tiempo duele pero se pasa, sólo hay q ponerse una cicatriz del tamaño adecuado)

Li..* dijo...

Volverás y lo harás por ti, porque quieres. Y por mucho que se diga, o te digan, lo mejor a veces es hacer lo que nos dé la gana... y querrás volver. A ti que te gusta hacer? Hazlo. Volverás.

Tonetxo dijo...

No te conozco de nada pero te siento como si fueras yo mismo. Sólamente llevo dos meses escribiendo públicamente, casi los mismos que llevo siguiéndote y agradeciéndote tus energías, las que tomaba cada vez que te disfrutaba llevándote de la mano en una misión que se asemeja a la mía.
Realmente me siento extraño perdiendo algo con lo que me sentía a gusto unos minutos todos los días, sobre todo desde que decidí ser yo mismo desde primeros de año cuando me escapé del manicomio, y no encontraba ninguna senda.
No sé, no me encuentro bien.
Te deseo muchísima suerte.

María dijo...

Me siento un poco huérfana ahora que te has ido. No dejes nunca de escribir aunque no pueda leerte.
Gracias por tanto.

Anónimo dijo...

Te conocí en negro, me leí tu blog de arriba a abajo y me gustó, me gusta como escribes, cada vez más, directo. Te dejé unos meses aparcado porque no estaba viviendo un buen momento y necesitaba otro tipo de lectura. Cuando volví habías cambiado al blanco y me alegré mucho (bien mirado no tiene importancia, pero bueno, me gustó el simbolismo). Leerte ha sido emocionante, he disfrutado de belleza, he llorado, me he reido y hasta me he asustado. Pero sobre todo, me has ayudado enormemente a reflexionar sobre cómo construyo o destruyo mi vida, cuándo, con qué pensamientos, con qué actitudes, cuando tengo qué intenciones. Nunca podré agradecerte bastante lo que personalmente ha supuesto tu blog para mí. Me apena que te marches y siento no haber tenido fuerzas para darte las gracias antes, o para insuflarte ánimos cuando más lo has necesitado. Espero que encuentres paz y cuanto necesites. Y estaré encantada de volver a leerte cuando quieras volver, si quieres volver. Gracias por todo. Angeles.